Ir al contenido principal

Entradas

Magnificat @Lalovixi

Del afán de control al corazón inhabitado y agradecido. Amigo Jesús: “Señor, ya puedes dejar a tu siervo morir – irse- en paz, porque mis ojos han visto tu gloria, han visto la Resurrección, la vida, el Amor, el Salvador”(Zacarías, día de la Candelaria).


Gracias porque me ha tocado ver las maravillas que haces en el mundo...
Gracias por todas las experiencias en que pude sentir el cariño y la ternura de los demás. Gracias por mi familia. Gracias por las vacaciones con los primos. Gracias por las experiencias como la amistad, el amor de una pareja, el noviazgo. Gracias por las personas que han estado conmigo cuando he estado enfermo, por sus cuidados.
Gracias porque me ha tocado conocer gente tan buena, tan maravillosa, tan valiente. Gracias por ser testigode tanta compasión de las personas en medio de sus sufrimientos y el dolor. Gracias porque te haces presente en todas las madres que amamantan a sus hijos y luchan hasta el final por ellos.
Gracias por Jalisco, Aguascalientes, Veracruz, G…
Entradas recientes

El Cristo ciego: el milagro de los encuentros.

Una innovadora producción en el cine de arte latinoamericano. Por Eduardo Anaya Sanromán

Un joven mecánico de bicicletas se entera de que su mejor amigode la infancia sufrió un accidente y es muy probable que le amputen una pierna. La película ElCristo ciego narra la historia de un joven que decide dejar a su padre alcohólico por algunos días para viajar al norte de Chile y encontrarse con su amigo. Una experiencia del pasado en el desierto los ha marcado: la locura de clavar sus manos en un tronco fue un despertar para Michael, un rito de paso, una nueva conciencia desde su ser de niño.Sólo Mauricio, el árbol, el silencio y el viento de aquella tarde fueron testigos de su fe, de su dolor y su liberación. Ambos han experimentado el don de la amistad, ese vínculo tan estrecho que motiva la travesía de Michael, quien, por su fe en Dios, está convencido de poder sanar la pierna de su amigo imponiéndole las manos y así salvarlo de la desesperación y el sinsentido[1].
¿Un cristo chileno?
En el…