Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril, 2008

Derecho a contenidos humanizadores

Por una cultura de la VIDA
Eduardo Anaya Sanromán

Es cada vez más común ver circulando periódicos, revistas y otras publicaciones impresas que ofrecen contenidos deshumanizadores. Contenidos que en vez de construir, destruyen a la persona humana. Estamos hablando de publicaciones amarillistas y sensacionalistas llenas de crónicas sangrientas con fotografías, y también de publicaciones con imágenes y datos referentes a lo sexual. De hecho es frecuente encontrar las dos tendencias en la misma publicación. Violencia y sexo: Excelente combinación para atraer y vender. Los editores, dueños y accionistas de estas empresas saben bien lo que hacen.

Es verdad que nosotros tenemos la libertad de consumir los productos que mejor nos parezcan. Sin embargo considero que los empresarios de los medios de comunicación y nuestros gobiernos también deberían preocuparse por la información y contenidos que se ofertan en los estanquillos y que no forman ni edifican, sino más bien, que deforman y destruyen a…

¿Escritor yo?

Eduardo Anaya Sanromán
19 de abril de 2008

Leyendo, a veces leyendo es como quiero callar mi voz y mi escritura. Viene un artículo de revista, lo tomó, lo termino y me receto el anterior y el posterior, luego hago como que acomodo el escritorio y me encuentro otro librito, entonces me reviento una o dos páginas. Unas voces me dicen: “Absorbe, absorbe, lee más… todavía no estas listo… no tienes buena ortografía…además ¿de que vas a escribir tu? Si tu no tienes ideas claras…”
Y simultáneamente otras voces me gritan: “vamos!, enfréntate con la hoja en blanco, deja que fluyan de ti algunas ideas, plásmalas en unas líneas y dales forma, confróntate a ti mismo!!!”

Quisiera tener el valor de escribir siempre lo que siento. Quisiera poder expresar en un texto todos los estados de ánimo en los que transito.

Pero la vida, no da para mucho…O la vives o te …

Ruta de la Sierra Tabasqueña

Eduardo Anaya Sanromán

Teapa y Tapijulapa
lunes 12 de febrero 2008


Salí en el camión de las 9:30 de la Terminal de “La sultana” directo a Teapa. Pregunté al chofer del camión como llegar a "Las Grutas del coconá", y me dio las señas, pero me advirtió que tuviera cuidado al salir de la reserva ecológica y que de preferencia no saliera a caminar, porque suelen asaltar en esa zona. Me baje frente a la fuente y vi la estatua de la mujer con atractivo cuerpo y cara de anciana. Allí estuve esperando casi media hora la combi que dijera “multigrutas” mientras leía artículos sobre los divorciados vueltos a casar, en una revista de espiritualidad del 2001.

Salio la combi y el chofer me llevo hasta las grutas, antes de bajar me recomendó igual que el chofer del camión que no caminara solo al salir, que mejor esperara la combi que entra hasta allí. Entonces llegue y tres jóvenes estaban disfrutando de un coco recién partido. Les dije, Debe estar muy bueno. Y ellos me dijeron éntrale. Así q…

Las tunkas y la pasividad

Tunkas, tunkitas y tunkotas…
Eduardo Anaya

Aki las tunkas son las puerkas o las marranas. Así les dicen aka en tabasko.

Es muy kurioso ver kuantas palabras raras tienen los tabaskeños para nombrar a las kriaturas de Dios.

Por ejemplo, les dicen zanates a los zopilotes. A las tortugas les dicen mojinas, pochitokes, guao, chikiguao, jikotea y tres lomos. Allá en el rancho grande, allá donde vivía, todas eran tortugas, y solían ser muy apreciadas como maskotas, aka se las komen en forma de sopas y otros diferentes guisos.

Cambiando de tema, estimados chokos, chokitas y chokotes, no se lo tomen personal, pero les confieso que algunos me han hecho desesperar más que algunos jarochos y jarochas. (Y no tengo nada contra los jarochos, pero es que kuando trabajé en operaciones aduanales hubo varios ke me sakaron kanas kañón, y hasta se acelero la caída de mi cabellera)= Kultura, solo Kultura… tal vez yo me debo tomar la vida más trankila… Que tienen las personas de tierra kaliente que les hace así?…

Carta a la Iglesia, mi Madre

Una serie de eventos fortuitos y el brazo izquierdo de Dios me han llevado hacia lugares tormentosos en mi interior. A afrontar los duros tiempos de prueba, del sin sabor humano de mi aridez espiritual, de probarme fiel al proyecto de nuestro padre Dios.

Descubro nuevamente la necesidad de escudriñar la fuerza motriz que impulsa mis gritos de rebeldía, tan llenos de contradicciones, de sombras, de miedos, e incertidumbres. Lo que consideraba hasta hace poco mis ideas, mis pensamientos, todo lo que era y lo que le debo a la vida.
Sin embargo, ahora comienzo a formar parte de una familia, muy grande, muy extensa, tan numerosa como las estrellas del cielo y los granos de arena en el mar. Bendecida con hijas, hijos, hermanas, hermanos, padres, madres, abuelas, y abuelos. Una familia con sus virtudes y defectos, con sus logros y fracasos; una madre que se ha dormido en vela por la salud de un hijo, de un padre a quien se le ha arrebatado el sustento para alimentar a su familia.
No me refiero …