Ir al contenido principal

Ser Agradecidos

"RECONOCIMIENTO... PARA EN TODO AMAR Y SERVIR"
P. VÍCTOR MANUEL PÉREZ VALERA, S.J.

La gratitud es parte importante de la trama de la vida, ella especialmente debe asumirse cuando alguien desea conformarse a las fuentes de la espiritualidad y de la vida moral. Siendo, pues, un sentimiento básico del ser humano conviene analizar en qué consiste y cuáles son sus frutos o consecuencias.

En el corazón de la filosofía existencialista, pero especialmente en Heidegger, se destaca que toda existencia humana está constituida por dos elementos, que en la lengua de Goethe forman un juego de palabras: La vida humana es Gabe y Aufgabe, don y tarea. Este lenguaje filosófico lo traduce Bemanos con su célebre frase: "todo es gracia".

De aquí brota la obligación del agradecimiento. Por esto Santo Tomás coloca la gratitud entre las virtudes sociales, y el Derecho considera la donación entre los más nobles de los contratos. Santo Tomás insinúa que la gratitud se expresa mediante tres pasos: 1) El reconocimiento del beneficio recibido: saber descubrir en nuestra vida la bondad y el bien. 2) Agradecimiento y honor al bienhechor: en el escenario tan amplio de la gratitud se destaca sobre todo la aplicación en dos campos: en el sobrenatural y en el humano, a Dios y a nuestros bienhechores. 3) Se provoca un intercambio de aprecio, afecto y amor. Entre el que da y el que recibe el don se forma un círculo más estrecho, un círculo virtuoso que acrecienta la amistad, las pruebas de afecto y el amor, se genera una cadena de favores.

La gratitud engrandece al hombre y es una característica de los grandes hombres. En esta virtud destacó Ignacio de Loyola. En el cotidiano examen de conciencia él coloca en primer lugar el agradecimiento por los bienes recibidos, y en sus cartas constantemente nos pide a los jesuitas orar por nuestros bienhechores. También el afecto de gratitud permea todos sus Ejercicios Espirituales, pero en especial el culmen de ellos: La contemplación para alcanzar amor. Allí escribe: "pedir conocimiento interno de tanto bien recibido, para que yo, enteramente reconociendo, pueda en todo amar y servir"... (EE n° 233). La gratitud implica la humildad, la aceptación de nuestros propios límites. ¡Cuántas veces somos como el asno de la fábula, que, al portar las reliquias en la procesión, recibía de la multitud grandes muestras de reverencia! Para Iñigo de Loyola el reconocimiento conduce al servicio y al amor. El amor puede ser caracterizado por la dialéctica del dar y recibir, que nos muestra en cuatro pasos, por un lado, los disfraces del amor, y por otro su relación con el servicio.
Dar por dar es dispendio, dar por recibir es chantaje, recibir por recibir es egoísmo y recibir para dar es el auténtico amor. A nosotros el servicio que se nos pide es académico, educativo.
Lonergan caracteriza la educación como ensanchar el horizonte del conocimiento y de los valores, y apropiarse de ellos.

La grandeza del servicio la pondera magníficamente Gabriela Mistral: "Toda la naturaleza es un anhelo de servir. Sirve la nube, sirve el viento, sirve el surco. Donde haya un árbol que plantar, plántalo tú... Sé el que apartó la piedra del camino, el odio entre los corazones y las dificultades del problema. Hay la alegría de ser santo y de ser justo; pero hay, sobre todo, la hermosa, la inmensa alegría de servir... Aquél es el que critica, éste el que destruye. Sé tú el que sirve. El servir no es tarea de seres inferiores. Dios, que da el fruto, la luz, sirve. Pudiera llamársele así: el que sirve. Y tiene sus ojos fijos en nuestras manos y nos pregunta cada día: ¿serviste hoy? ¿a quién? ¿al árbol, a tu amigo, a tu madre? Servir: ésta fue la marca sobre la frente de Jesús; ésta debe ser la marca de sus seguidores..."

Cuando habla de los horizontes, él se refiere a tres situaciones, a tres grandes círculos del conocimiento. En el primer círculo se sitúa el ámbito de lo que sabemos que conocemos. Pero existe otro círculo mayor que éste, el de la docta ignorancia, en el que se encuentran las realidades que sabemos que no conocemos. En el tercer círculo, que todavía puede ser mayor que el anterior, y que podríamos denominar como el círculo de la indocta ignorancia, se encuentra aquello que ni siquiera sabemos que no conocemos. Aquí pueden estar las realidades socio-económicas y jurídicas más dolorosas de nuestro país: las situaciones de extrema miseria y postración humana. Se impone impulsar a nuestros alumnos a ensanchar sus horizontes -"para lanzarse a la conquista interna del secreto que el sol guarda en su llama" - y llevar a este tercer círculo al segundo, y a la postre al primero, a fin de que ejerzan sus profesiones con gran sensibilidad en favor de los más necesitados. Si no reconociéramos nuestra ignorancia nos alejaríamos de la sabiduría. El magis ignaciano nos impulsa a esforzamos por un servicio cada vez mayor, más profundo, más espiritual y más práctico, que nos lleve a enfrentar los nuevos' retos que nos plantea un mundo cada vez más deshumanizado y menos fraterno.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Reflexiones sobre el machismo

07.05.07
Por: Eduardo Anaya Sanromán

Joto, maricon, hijo de la chingada... son palabras ofensivas, cuyo origen es la falta de hombría y la poca autoestima de quien las dice.

“Dime de que presumes y te diré de que careces”.

En pleno siglo XXI en nuestro México y en muchos países del mundo, los hombres abusan de las mujeres, las utilizan y las golpean, como si fueran animales. Se trata de un problema cultural muy grave. El machismo no solo afecta psicológicamente a todos los miembros de la familia sino que, manifestado en la violencia doméstica también es causa muerte y suicidio.

El machismo en México tiene su origen en una confusión de identidad, heredada desde tiempos de la conquista. En ese entonces los mestizos, no querían reconocer su lado indígena, pero tampoco aceptaban cabalmente su lado español, su sangre blanca. Los niños mestizos y los criollos eran atendidos por mujeres indígenas y de ellas recibían el cariño, mientras que el soldado español, padre ausente, fue el primer mod…

Frases sueltas sobre Afectividad

Fragmentos de "Somos afectivos"
Autor: Silveira


Ante una elección de estado de vida.

“Las decisiones vocacionales mas fundadas y valederas no son el resultado de la elección fría y racional de un determinado sistema de vida, sino aquéllas que se plasman como concreción viva del amor entusiasta por la persona de Jesucristo”.

Represión.

“La educación infantil en muy buena medida ha sido represiva. Paulatinamente, el niño va aprendiendo a refrenar, él mismo, sus impulsos. Con la represión, el sentimiento se torna inconsciente – como si no existiera – generando un bienestar puramente aparente”.

“…Hasta el más profundo odio debiera ser reconocido en su existencia y el sujeto debería reconocerlo por lo menos en su más honda intimidad: “Siento odio por X, por esto o por aquello”, sin sentirse condenado por experimentar tal sentimiento, lo que evidentemente no quiere decir que se considere apropiada la acción motivada por el odio…


Los sentimientos vienen de la percepción – subjetividad
¡L…

Principio y fundamento Pedro Arrupe

Me dio muchísimo gusto saber noticias tuyas y de tu familia y poderte dedicar estas letras. Te dejo con un texto del Padre Pedro Arrupe, que fue General de la Compañía de Jesús:

“No hay nada más práctico que encontrar a Dios.
Es decir, enamorarse rotundamente y sin ver atrás.
Aquello de lo que te enamores, lo que arrebate tu imaginación, afectará todo.
Determinará lo que te haga levantar por la mañana,
lo que harás con tus atardeceres, cómo pases tus fines de semana,
lo que leas, a quien conozcas, lo que te rompa el corazón,
y lo que te llene de asombro con alegría y agradecimiento.
Enamórate, permanece enamorado,
Y esto lo decidirá todo”

Pedro Arrupe.

Te quiero mucho,
tu hermano en Jesucristo N.S. Lalo