Ir al contenido principal

De misiones en Zongolica

Contexto:

Parroquia "San José de la Montaña" en Temaxcalapa, perteneciente a la Diócesis de Orizaba, Veracruz. Es el segundo año que van jóvenes que comparten la espiritualidad ignaciana acompañados de jesuitas.

EXPERIENCIA...

Rostros curtidos por el sol, niños y ancianos con los pies descalzos. Una capilla con piso de tierra y maderas, como la de Acteal donde fueran acribillados nuestros hermanos en 1997.

Los ministros Balbina y Delfino, fueron las primeras personas que salieron a mi encuentro de hermanos de esta Iglesia autóctona. De pronto me encontré caminando tras ellos hacia “Terrero” y pude vislumbrar lo que sentiría Juan Diego camino de Tlatelolco. Tuve mi Tepeyac por algunos minutos. La diferencia es que en vez de huizaches y nopaleras, acá contemplé las matas de café, naranja, lima, mango, aguacate, plátano, guayaba, etc.

Miradas de admiración al ver a un barbón con facha de extranjero. Saludando, agradecí la oportunidad de estar ahí con ellos. No se si me entendieron todo lo que dije. Pero les hablé de Juan Diego, luego me salté el rito de la paz, del Padre Nuestro me fui directo al de la Comunión. Al final Balbina, la ministra, me lo hizo saber fraternalmente.

En estas misiones, mis primeras en comunidades indígenas, al principio sentí mucha incertidumbre, ¿Cómo me comunicaría con ellos?. Después confirmé que la lengua no fue una barrera. Nos recibieron y nos comportamos como verdaderos hermanos, comiendo en la misma mesa, compartiendo los alimentos, las alegrías, los dolores…

Me alegré con la neblina, las montañas y el agua siempre corriendo. Había vida por todas partes. Pude sentirme como una hormiguita avanzando lentamente en las angostas veredas-precipicio como las de “El Señor de los anillos”.

El tiempo no existe… parece que no pasa. Sin embargo, los hombres y las mujeres trabajan en el campo, salen muy temprano de sus casas de madera. Van por leña, la traen a cuestas hasta sus casas. No todos tienen mulas. De la misma forma acarrean el agua. El primer día visitando casas nos encontramos con una mujer cosechando ejotes, otra cosechaba las vainas de frijoles negros. Un hombre cortaba flores amarillas, quizá para el altar de su casa. Prácticamente todas las casas que visitamos tenían un altar en algún lugar, con imágenes, estampas, y hasta estatuillas de la Virgen de Juquila, de la de Guadalupe, de Santiago Apóstol, de Rafael Guisar y Valencia, de otros santos.

Cómo olvidar aquella cruz de piedra entronizada un 23 de noviembre, en la fiesta del padre Pro, donde la primera vez que fui a Tecpanticpac descansamos el cuerpo y el espíritu. Y donde al regresar con mi equipo, tras los días de posadas extremas, hicimos un alto para hacer oración y recoger todos los valiosos frutos de la experiencia.

LOS FRUTOS...

Aprendí a ver con más profundidad a los niños, a ser hermano en las casitas de madera con piso de tierra, a contemplar agradecido la naturaleza, a confiar en la creatividad y la iniciativa de mis hermanos misioneros, a agradecer por las ancianas que todos los días caminaban descalzas a las posadas, entre el barro y el frío.

Los hermanos indígenas de la sierra de Zongolica me enseñan que he de darme tiempo para escuchar al corazón. Me confirman que para ser feliz no hace falta tener, sino ser y disfrutar la vida. Contemplándolos en sus labores confirmé también que la mejor manera de entregar la vida es el servicio y el trabajo por los demás.

De su sencillez brota una gran fuerza, una fe profunda que los hace enfrentar sus penas y sus dolores, que los lleva a vivir sin temor, luchando por tener el pan de cada día para sus familias. Nos enseñan que en medio de las calamidades de la pobreza hay esperanza, que somos más felices si vivimos con simplicidad.

Lentamente fui entrando en sintonía con la comunidad Náhuatl intentando dejarme llevar por el Espíritu. Confiar en Dios y en mis hermanos hizo que me quedara con el corazón inflamado de Consolación. Dios me concedió una alegría profunda y la gracia de la confirmación de mi vocación como jesuita. Consolado, contento y cansado.
Rostros concretos.


Una de las vivencias que más me impactó fue el encuentro con una anciana que vivía sola. Al principio no nos quería recibir, pero nuestro guía, Pascual, algo le dijo en Náhuatl, que hizo que abriera la puerta. La vi y sentí compasión por ella. Había perdido un ojo por una catarata, y el otro ojo ya lo tenía enfermo. Entonces hicimos una oración por ella en el quicio de la entrada de su cabaña, unos sentados, otros hincados. Por un momento puse mi mano sobre su cabeza y cuando la retiré pude ver las lágrimas en sus ojos. Dios nos hizo sentir su Amor, yo me sentí su instrumento.


La noche del 21 de diciembre nos reunimos los misioneros en la Parroquia y compartimos nuestra experiencia de misiones. Algunas de las frases, sentimientos e ideas que escuché de la boca de los misioneros, y me conmovieron más son las siguientes:

“Los niños y las mujeres cargan con garrafones de 20 litros, van a los nacimientos de agua. Me hizo valorar que en la ciudad, en nuestras casas, solo tenemos que abrir la llave y tenemos agua para bañarnos, para lavar ropa o trastes”.

“Esperaban que comiéramos nosotros primero, y ya después si sobraba algo, comían ellos. Nos daban todo lo que tenían”

“El regalo mas valioso lo encuentras en lo más sencillo: la alegría de un niño por tener un dibujo en sus manos”

“Los indígenas náhuatl son muy trabajadores. Pero les pagan muy poco por su trabajo, siento impotencia, coraje… (lágrimas)…”

“El Reino se construye desde lo pequeñito: compartir y agradecer por los alimentos, como Jesús lo hacía”

“Un niño me dijo: >Tengo un sueño: estudiar una carrera. Pero sé que nunca lo haré porque mi papa no tiene dinero<” “Saber que las cosas no están completamente en nuestras manos… tienen mucha fe y esperanza, y no esperan milagros…” “Una ancianita coloreando me inspiró la imagen de la ternura de Dios en nuestras vidas”. “El padre les regalo pintura. Inmediatamente se pusieron a pintar la capilla y como no tenían brochas, pintaban con trapos amarrados a un palo. Algunos dejaron su trabajo y su familia para pintar la capillita, dejan lo que más quieren por la Iglesia, por Dios…”
Al final, el Padre Román nos dijo: “Ustedes ya saben a qué sabe el pan de los pobres. Han experimentado a qué sabe ser alimentado por los pobres…” y todavía con lagrimas en los ojos sentí que una Paz profunda invadió mi espíritu. Me encontré rebosando de agradecimiento a Jesús, mi hermano…

EL EQUIPO...

“A los texanos hay que mandarlos a la comunidad más lejana, para que les llegue más hondo la experiencia”, fue la consigna que maquinamos Jorge y yo, los escolares jesuitas a cargo de la misión…. pero quien iba a pensar que los texanos serian tan mexicanos como las tunas?…

Sara resultó ser la hija de la amiga de mi madre, trepadora de cerros desde niña, cuando se iba con su tía al cerro de la “mesa redonda” a caminar…

Félix, el más reflexivo y serio del equipo, que estudia ingeniería en física, nacido en EUA pero hijo de mexicanos originarios de SLP, que durante toda su vida ha tenido contacto con las actividades del campo ya que sus abuelos y su papas se han dedicado a la ganadería y la agricultura.

Roberto, el más joven, de 22 años (le llevo diez) corriendo como chiva loca, jugándoles carreras a los niños por las veredas y de subida… nunca lo pude alcanzar jajaja.


Sara, Félix y Roberto me hicieron sentir bien. Me apoyaron como encargado del equipo, tenían iniciativa, estaban siempre disponibles para ayudar. Los niños y las niñas fueron quizá los que más sintieron su partida porque a ellos se entregaron en cuerpo y alma. Las funciones de títeres fueron, con mucho, de las actividades que mas impactaron los corazones de los niños. Sus caras lo constataban. Todos reían, todos estaban atentos. También fueron muy felices coloreando. Contemplar a un niño coloreando es confirmar que la sencillez que nos hace más felices que todas nuestras ambiciones de consumo.

No me arrepiento pero nadita por haber confiado en la creatividad de mi equipo, porque así las cosas salieron mucho mejor que si hubiera pretendido controlar, orientar o dirigir los tiempos o las actividades.
1 comentario

Entradas populares de este blog

Reflexiones sobre el machismo

07.05.07
Por: Eduardo Anaya Sanromán

Joto, maricon, hijo de la chingada... son palabras ofensivas, cuyo origen es la falta de hombría y la poca autoestima de quien las dice.

“Dime de que presumes y te diré de que careces”.

En pleno siglo XXI en nuestro México y en muchos países del mundo, los hombres abusan de las mujeres, las utilizan y las golpean, como si fueran animales. Se trata de un problema cultural muy grave. El machismo no solo afecta psicológicamente a todos los miembros de la familia sino que, manifestado en la violencia doméstica también es causa muerte y suicidio.

El machismo en México tiene su origen en una confusión de identidad, heredada desde tiempos de la conquista. En ese entonces los mestizos, no querían reconocer su lado indígena, pero tampoco aceptaban cabalmente su lado español, su sangre blanca. Los niños mestizos y los criollos eran atendidos por mujeres indígenas y de ellas recibían el cariño, mientras que el soldado español, padre ausente, fue el primer mod…

Frases sueltas sobre Afectividad

Fragmentos de "Somos afectivos"
Autor: Silveira


Ante una elección de estado de vida.

“Las decisiones vocacionales mas fundadas y valederas no son el resultado de la elección fría y racional de un determinado sistema de vida, sino aquéllas que se plasman como concreción viva del amor entusiasta por la persona de Jesucristo”.

Represión.

“La educación infantil en muy buena medida ha sido represiva. Paulatinamente, el niño va aprendiendo a refrenar, él mismo, sus impulsos. Con la represión, el sentimiento se torna inconsciente – como si no existiera – generando un bienestar puramente aparente”.

“…Hasta el más profundo odio debiera ser reconocido en su existencia y el sujeto debería reconocerlo por lo menos en su más honda intimidad: “Siento odio por X, por esto o por aquello”, sin sentirse condenado por experimentar tal sentimiento, lo que evidentemente no quiere decir que se considere apropiada la acción motivada por el odio…


Los sentimientos vienen de la percepción – subjetividad
¡L…

Principio y fundamento Pedro Arrupe

Me dio muchísimo gusto saber noticias tuyas y de tu familia y poderte dedicar estas letras. Te dejo con un texto del Padre Pedro Arrupe, que fue General de la Compañía de Jesús:

“No hay nada más práctico que encontrar a Dios.
Es decir, enamorarse rotundamente y sin ver atrás.
Aquello de lo que te enamores, lo que arrebate tu imaginación, afectará todo.
Determinará lo que te haga levantar por la mañana,
lo que harás con tus atardeceres, cómo pases tus fines de semana,
lo que leas, a quien conozcas, lo que te rompa el corazón,
y lo que te llene de asombro con alegría y agradecimiento.
Enamórate, permanece enamorado,
Y esto lo decidirá todo”

Pedro Arrupe.

Te quiero mucho,
tu hermano en Jesucristo N.S. Lalo