Ir al contenido principal

Experiencia de Dios y religión


La religión es el núcleo de la cultura. La experiencia de Dios es el núcleo de la religión. No hay cultura sin religión. No hay religión sin actos religiosos. Los paradigmas contenidos existenciales densos no discursivos se transmiten a través de los actos religiosos.

La experiencia de Dios es el núcleo de identidad de la religión y de la cultura. La experiencia de Dios como contacto con lo real. Raíz indoeuropea sak “conferir existencia”, “hacer que algo llegue a ser real” (Melloni, Lo uno y lo múltiple) Del vocalo sak vienen palabras como sagrado, sacrificio, sacerdote, santo, etc.

Una experiencia de Dios se vuelve la experiencia fundante de una tradición religiosa. Se vive como una “revelación”, la irrupción de algo (Alguien) que inicialmente no era obvio y que de pronto se volvió perceptible, inteligible, referente último y definitivo.

La experiencia religiosa implica a una persona que la ha vivido: el místico fundador.

Significa ser liberado de la angustia de vivir en una realidad caótica e impredecible. Se percibe y entiende el orden subyacente de las cosas y el lugar que le corresponde al individuo dentro de él: Tao, Dharma, Torah (Ley), Reino, Islam.

La religión como mistagogía.

Las religiones son fundamentalmente mistagogías (caminos). La experiencia fundante básica del cristiano es encontrarse y entrar en relación con una persona: Jesús de Nazareth. A su vez, Jesús vivió una experiencia fundante que una y otra vez refrendará y es la que quiso transmitir a sus discípulos: Dios nos ama sin límites ni condiciones y vale la pena poner nuestras vidas en sus manos. Jesús descubre el orden del cosmos armónico del proyecto de salvación de Dios y empieza a orientar su vida y cada una de sus acciones en esa dirección.

Jesús realiza en los creyentes lo que los psicólogos contemporáneos denominan “modelaje”, una especie de 
transmisión de saberes (saberes/experiencias/actitudes) que va más allá del lenguaje común e implica a toda la persona y sus actitudes vitales, que son “contagiados” a los que se acercan a él.
Encontrarnos con Cristo, como concreción del amor gratuito e infinito de Dios con nosotros. El Señor Jesús es la experiencia fundante del cristianismo. El Señor Jesucristo como gracia conduce a Dios el Padre como Amor, y finalmente (nos lleva a) el Espíritu Santo como comunión[1].

Dios se revela a sí mismo como alguien que se entrega. Cristo es el don supremo de ese Dios que viene a entregarse. Por lo tanto un signo de la auténtica experiencia fundante cristiana es la vivencia de recibir, un llamado irrefrenable a despojarse, en el vaciamiento/entrega por amor que Cristo mismo nos enseña.

La experiencia fundante cristiana se puede traicionar de muchas maneras, pero sin duda la más destructiva de todas es cuando se vincula el mensaje de Cristo a cualquier forma de poder o de apropiación.

Hace falta evaluar si las prácticas, doctrinas e instituciones religiosas cristianas están realmente acercando a sus miembros al horizonte de sentido pretendido, el mediado por Jesús. Tal vez el origen de las crisis de las culturas cristianas ha sido haber olvidado que en su nacimiento había una experiencia de Dios perceptible y transmisible.



[1] 2da Carta a los Corintios. Saludo de entrada de la Eucaristía.

Fuente: Curso de Teologia y Espiritualidad impartido por Alex Zatyrka, SJ en el Centro de Espiritualidad Ignaciana de Guadalajara, Abril de 2014.


Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Reflexiones sobre el machismo

07.05.07
Por: Eduardo Anaya Sanromán

Joto, maricon, hijo de la chingada... son palabras ofensivas, cuyo origen es la falta de hombría y la poca autoestima de quien las dice.

“Dime de que presumes y te diré de que careces”.

En pleno siglo XXI en nuestro México y en muchos países del mundo, los hombres abusan de las mujeres, las utilizan y las golpean, como si fueran animales. Se trata de un problema cultural muy grave. El machismo no solo afecta psicológicamente a todos los miembros de la familia sino que, manifestado en la violencia doméstica también es causa muerte y suicidio.

El machismo en México tiene su origen en una confusión de identidad, heredada desde tiempos de la conquista. En ese entonces los mestizos, no querían reconocer su lado indígena, pero tampoco aceptaban cabalmente su lado español, su sangre blanca. Los niños mestizos y los criollos eran atendidos por mujeres indígenas y de ellas recibían el cariño, mientras que el soldado español, padre ausente, fue el primer mod…

Frases sueltas sobre Afectividad

Fragmentos de "Somos afectivos"
Autor: Silveira


Ante una elección de estado de vida.

“Las decisiones vocacionales mas fundadas y valederas no son el resultado de la elección fría y racional de un determinado sistema de vida, sino aquéllas que se plasman como concreción viva del amor entusiasta por la persona de Jesucristo”.

Represión.

“La educación infantil en muy buena medida ha sido represiva. Paulatinamente, el niño va aprendiendo a refrenar, él mismo, sus impulsos. Con la represión, el sentimiento se torna inconsciente – como si no existiera – generando un bienestar puramente aparente”.

“…Hasta el más profundo odio debiera ser reconocido en su existencia y el sujeto debería reconocerlo por lo menos en su más honda intimidad: “Siento odio por X, por esto o por aquello”, sin sentirse condenado por experimentar tal sentimiento, lo que evidentemente no quiere decir que se considere apropiada la acción motivada por el odio…


Los sentimientos vienen de la percepción – subjetividad
¡L…

Principio y fundamento Pedro Arrupe

Me dio muchísimo gusto saber noticias tuyas y de tu familia y poderte dedicar estas letras. Te dejo con un texto del Padre Pedro Arrupe, que fue General de la Compañía de Jesús:

“No hay nada más práctico que encontrar a Dios.
Es decir, enamorarse rotundamente y sin ver atrás.
Aquello de lo que te enamores, lo que arrebate tu imaginación, afectará todo.
Determinará lo que te haga levantar por la mañana,
lo que harás con tus atardeceres, cómo pases tus fines de semana,
lo que leas, a quien conozcas, lo que te rompa el corazón,
y lo que te llene de asombro con alegría y agradecimiento.
Enamórate, permanece enamorado,
Y esto lo decidirá todo”

Pedro Arrupe.

Te quiero mucho,
tu hermano en Jesucristo N.S. Lalo