Ir al contenido principal

Grito en Septiembre: ¿Por qué gritamos?

Gritamos nuestro sentimiento de impotencia, gritamos nuestro dolor al ver a nuestra sociedad fragmentada y a miles de ciudadanos desorientados, gritamos la denuncia de las injusticias que afectan a millones de mexicanas y mexicanos en todo el territorio nacional.

Pobreza, exclusión, discriminación, desempleo, salarios de hambre, feminicidios, migración, secuestros, extorsiones, robos y otras múltiples violencias. No debemos olvidar que muchas de éstas injusticias están sostenidas por la ambición de una gran parte de los miembros de nuestra clase política que, en vez de velar por el bien común, se dedican a ver por sus intereses particulares o de sus partidos políticos.



Otros males que aquejan a nuestras familias proceden de lo que se ha denominado "La delincuencia organizada", pero ¿qué es la delincuencia organizada? Puede sonar algo abstracto, entremos a los concretos: la delincuencia organizada son personas como tú y como yo, que han sufrido carencias,  como tú y como yo… Lo que llamamos “delincuencia organizada” o “crimen organizado” no consiste en seres monstruosos que despiertan cada día sedientos de sangre….  Se trata de hombres y mujeres como cualquiera de nosotros (muchos menores de edad) que fueron abandonados y maltratados por miembros de sus propias familias, adolescentes u jóvenes que, sedientos de amor, buscaron a alguien con quien hablar y desahogarse, y no lo encontraron, hombres que buscaron trabajos honrados para sostener a sus familias, pero tras meses de desempleo, desesperados, se dejaron seducir por las promesas del crimen organizado.  Probablemente la mayoría de los miembros de la delincuencia organizada viven desencantados de la vida, tienen resentimientos con la sociedad, con los explotadores, con sus propias familias muchas veces. La violencia ha sido el único modo que encontraron para expresar su inconformidad; ellas y ellos han creído que el dinero y el poder son el camino de la felicidad, pero nosotros sabemos que no se puede ser feliz a costa del dolor de los demás. ¿Cómo podría vivir feliz alguien que vive torturando, secuestrando, violando y asesinando a otras personas?

Desgraciadamente, nosotros conocemos ya muchas historias de muerte y de dolor, hemos visto caer bajo las balas a muchos inocentes, también hay varios aquí presentes a los que les han secuestrado algún familiar o amigo; quizá a la mayoría ya los han extorsionado por teléfono, y a una buena parte les han llegado a cobrar cuotas a sus tiendas, a sus talleres, incluso a sus puestos del tianguis. Todos, de un modo o de otro estamos siendo víctimas de la desintegración social y de la violencia asociada al narcotráfico.

Entonces, ¿Por qué gritamos en este mes de septiembre?

Hoy queremos gritar que no estamos de acuerdo con esta realidad  plagada de injusticias que todos experimentamos. Nos estamos dando cuenta de que el CONSUMISMO y el INDIVIDUALISMO son los motores de un SISTEMA que nos va aplastando, que esclaviza a las mayorías y hace que unos cuántos sean cada vez más ricos.

     Gritamos NO A LA VIOLENCIA, Gritamos nuestro DESEO DE PAZ. En esta tarde (noche) Gritamos que NO QUEREMOS VIVIR CON MIEDO y les decimos a todos los hombres y mujeres que trabajan para el crimen organizado que creemos en ellos, les gritamos que CREEMOS QUE PUEDEN CAMBIAR. Les pedimos desde lo más hondo de nuestros corazones que dejen de lastimar a nuestras familias, y les ofrecemos nuestro testimonio de trabajo honesto, como signo de que es posible vivir dignamente sin necesidad de asaltar, extorsionar, secuestrar, vender drogas o asesinar.

A ustedes, hermanas y hermanos que forman parte del crimen organizado, les Gritamos NUESTRA ESPERANZA, La Esperanza de que si trabajamos juntos en comunidad, llegará un día en que podremos vivir todos en Paz y en Armonía. A todos los mexicanos, desde aquí, desde la Parroquia de San Ignacio de Loyola en Chalco, les compartimos NUESTRA ESPERANZA porque todos hemos visto los signos del Reino de Dios entre nosotros. ¿En dónde están estos signos? ¿Cuáles son las semillas de Esperanza?

Encontramos Esperanza en cada hombre y mujer que se levanta a las 3 o 4 de la mañana para tomar el transporte público (combi, pecera, metro en combinación) realizando traslados de hasta tres horas para poder llegar a su centro de trabajo en el Distrito Federal (Hay quienes pasan entre 4 y 5 horas diarias en el transporte de ida y vuelta). Encontramos la Esperanza en cada joven y adolescente que se esfuerzan por seguir estudiando mientras sus familias les pueden apoyar. 

Encontramos signos visibles del Reino en cada padre o madre de familia que se sacrifica todos los días para que sus hijos puedan estudiar la primaria, la secundaria, la preparatoria y en casos muy contados, la universidad.

Gritamos de AGRADECIMIENTO a Nuestro Dios Padre- Madre que nos sigue dando la posibilidad de despertar cada día; le agradecemos que no sentimos sus hijas e hijos muy Amados cuando en medio de las dificultades, salen personas a nuestro encuentro, y nos ayudan para seguir adelante. Creemos que Jesús está Vivo en cada uno de los corazones de las personas que viven atentas a las necesidades de los demás y hacen lo que está de su parte para remediarlas. Nuestro Dios es un Dios de Vivos y no de Muertos, por eso ESPERAMOS con FE ese día en que nuestras comunidades puedan vivir con armonía y veamos a nuestros hijos crecer alegres y sin carencias materiales, un día en que todas nuestras familias sean núcleos de fraternidad, escuelas de unidad y de AMOR.


Pero tenemos que trabajar para que llegue ese día. No podemos quedarnos con los brazos cruzados. Hemos de luchar, empezando por nuestra propia persona, familia y barrio, para ir mejorando nuestras condiciones sociales sin esperar todo del gobierno de turno. Es NUESTRA ESPERANZA la que nos mueve a transformar la Historia, haciéndonos responsables de nuestro destino. No olvidemos que “cada quién cosechará lo que haya sembrado”. 


 Eduardo Anaya Sanromán, SJ
             Chalco, Estado de México.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Reflexiones sobre el machismo

07.05.07
Por: Eduardo Anaya Sanromán

Joto, maricon, hijo de la chingada... son palabras ofensivas, cuyo origen es la falta de hombría y la poca autoestima de quien las dice.

“Dime de que presumes y te diré de que careces”.

En pleno siglo XXI en nuestro México y en muchos países del mundo, los hombres abusan de las mujeres, las utilizan y las golpean, como si fueran animales. Se trata de un problema cultural muy grave. El machismo no solo afecta psicológicamente a todos los miembros de la familia sino que, manifestado en la violencia doméstica también es causa muerte y suicidio.

El machismo en México tiene su origen en una confusión de identidad, heredada desde tiempos de la conquista. En ese entonces los mestizos, no querían reconocer su lado indígena, pero tampoco aceptaban cabalmente su lado español, su sangre blanca. Los niños mestizos y los criollos eran atendidos por mujeres indígenas y de ellas recibían el cariño, mientras que el soldado español, padre ausente, fue el primer mod…

Frases sueltas sobre Afectividad

Fragmentos de "Somos afectivos"
Autor: Silveira


Ante una elección de estado de vida.

“Las decisiones vocacionales mas fundadas y valederas no son el resultado de la elección fría y racional de un determinado sistema de vida, sino aquéllas que se plasman como concreción viva del amor entusiasta por la persona de Jesucristo”.

Represión.

“La educación infantil en muy buena medida ha sido represiva. Paulatinamente, el niño va aprendiendo a refrenar, él mismo, sus impulsos. Con la represión, el sentimiento se torna inconsciente – como si no existiera – generando un bienestar puramente aparente”.

“…Hasta el más profundo odio debiera ser reconocido en su existencia y el sujeto debería reconocerlo por lo menos en su más honda intimidad: “Siento odio por X, por esto o por aquello”, sin sentirse condenado por experimentar tal sentimiento, lo que evidentemente no quiere decir que se considere apropiada la acción motivada por el odio…


Los sentimientos vienen de la percepción – subjetividad
¡L…

Principio y fundamento Pedro Arrupe

Me dio muchísimo gusto saber noticias tuyas y de tu familia y poderte dedicar estas letras. Te dejo con un texto del Padre Pedro Arrupe, que fue General de la Compañía de Jesús:

“No hay nada más práctico que encontrar a Dios.
Es decir, enamorarse rotundamente y sin ver atrás.
Aquello de lo que te enamores, lo que arrebate tu imaginación, afectará todo.
Determinará lo que te haga levantar por la mañana,
lo que harás con tus atardeceres, cómo pases tus fines de semana,
lo que leas, a quien conozcas, lo que te rompa el corazón,
y lo que te llene de asombro con alegría y agradecimiento.
Enamórate, permanece enamorado,
Y esto lo decidirá todo”

Pedro Arrupe.

Te quiero mucho,
tu hermano en Jesucristo N.S. Lalo