Ir al contenido principal

Reportándome después de EEEE y hospital

26 de marzo de 2009

A mi familia y amigos:

Ya estoy de regreso en el noviciado (Cd Guzman, Jal) después de una intensa experiencia de poco menos de dos meses en el Hospital para enfermos crónicos, Dr Gustavo Baz Prada, ubicado en Tepexpan, Acolman, Estado de México. (A 17 km de las pirámides de Teotihuacán). Antes viví - y terminé profundamente agradecido-, los Ejercicios Espirituales de mes, en la casa de ejercicios de Puente grande Jal.

Ignacio de Loyola, nuestro fundador, consigna así, el objetivo la experiencia de hospitales para el novicio jesuita:

“Sirviendo en hospitales o en alguno de ellos por otro mes, comiendo y durmiendo en el o en ellos, o por algunas horas en el día, según los tiempos, lugares y personas, ayudando y sirviendo a todos enfermos y sanos, según le fuere ordenado, por mas se abajar y humillar, dando entera señal de si, que se apartan de todo el século (lo mundano) y sus vanidades para servir en todo a su Criador y Señor crucificado por ellos”

Constituciones No.66

A continuación, hago un breve recuento de la experiencia:

1. Fui destinado a este hospital junto con dos compañeros: Felipe Burgueño de Puerto Vallarta, Jal. y Miguel Torres de Zamora Michoacán. Con ellos, llevaba una relación cordial, (como con todos) pero más bien superficial. Hoy gracias a Dios, los conozco y me conocen más. Tuvimos diferencias y desacuerdos, - como en cualquier familia – pero afortunadamente, pudimos sacar lo mejor de nosotros mismos para favorecer el objetivo de la experiencia: estar y ayudar a enfermos y sanos, poniendo en segundo lugar nuestros deseos e intereses personales.

2. Nos recibió (como cada año desde hace más de treinta) la comunidad de las hijas de la caridad de San Vicente de Paul (sociedad de vida apostólica). La superiora, Sor Mercedes de 63 años, Sor María Luisa (81 años), Sor María de Jesús y Sor María Alicia (mayores de 70 años). Ellas nos dieron un cuarto donde hospedarnos, toda la alimentación y facilidades para vivir la experiencia de servicio. Les obedecimos con gusto en todo lo que nos pedían. Ellas son las que han entregado sus vidas al servicio de estas personas en diferentes misiones. Aquí tenemos un núcleo de los más pobres de los pobres: los olvidados. Ellas han permanecido fieles al carisma de sus fundadores San Vicente de Paul y Santa Luisa de Marillac.


3. Llegamos en un momento crucial de la vida de los pacientes. Apenas llegando (8 y 9 de febrero) ayudamos en la mudanza del antiguo hospital (enorme edificio antiguo tipo fortaleza inglesa) hacia la planta baja de la exhacienda (De Maximiliano y Carlota) que cedieron las hijas de la caridad de San Vicente de Paul para adaptar un área para hombres y otra para mujeres. Vimos las caras largas, las lágrimas de vari@s pacientes corrieron. Se les estaba sacando de su casa, del lugar donde la mayoría ha pasado la mayor parte de sus vidas. Sueños, ilusiones, alegrías y tristezas se quedaron en ese edificio que les había sido arrancado injustamente.

4. Cabe aclarar que el 95% de los pacientes no pueden caminar. Los pasan de su cama a su silla de ruedas. Son una minoría los que tienen movilidad en sus brazos para poderse desplazar en su silla de ruedas. La inmensa mayoría necesita que alguien le empuje para transladarse de un lugar a otro. Imagínense lo que es pasar 10-12 horas en la silla de ruedas y el resto del día en una cama. Imaginen lo que es no poder ir a donde quieres o con quien quieres cuando lo deseas. Todo esto me ha hecho pensar mucho sobre lo agradecido que debería estar con Dios por la vida que he tenido. Hoy le agradezco por mi salud y por la de mi familia.


5. El gobierno del Estado de México orquestó desde 2007 una campaña de terror, indicando que habitar ese inmueble ponía en riesgo la vida de los pacientes (protección civil) sin embargo, los novicios que estuvieron el año pasado, (dos ingenieros civiles) junto con otras personas vieron que el edificio requería solamente de mantenimiento para seguir funcionando. Se manejan varias versiones de lo que se pretende hacer con este edificio: museo, archivo histórico del estado, centro comercial, hospital privado. Bien a bien nadie sabe lo que harán. Pero el tiempo acabará por desvelar la verdad. El hecho es que fueron desalojados más de 160 personas con sus pocas pertenencias y en el proceso perdieron la vida ya mas de 10 pacientes por el shock, la crisis, la impotencia, (efectos psicológicos que impactaron su ya frágil salud.)

6. Hubo 33 pacientes que se ampararon y consiguieron tiempo para luchar, negociar y conseguir ventajas para la inmensa mayoría que no tienen capacidad para defenderse. Estas personas, con más autonomía son los que se cambiaron el 9 de febrero y a nosotros nos toco acompañar la primera etapa de su proceso de adaptación a la exhacienda. Estos titanes del Reino consiguieron que las autoridades construyeran un hospital especial para todos los pacientes originales en el mismo terreno donde se encuentra su antiguo hogar, además acceso al 80% de las áreas verdes del lugar y ante el objetivo de las autoridades de eliminar el área de crónicos y dejar solo geriátricos, lograron que se conserve el 50% de pacientes crónicos y el otro 50% para geriátricos. Es una muestra clara de lo que señala el Magnificat; los pequeños triunfaron sobre los poderosos, Dios que es Padre y Madre estuvo con ellos, en la presencia de muchas personas que los acompañaron y asesoraron, hijas de la caridad, abogados, laicos comprometidos, etc. pero ellos fueron los que tomaron las riendas de su defensa y no dejaron que nada ni nadie pisoteara su dignidad de personas ni pasara por encima de sus derechos fundamentales.

7. Así pues, 33 pacientes viviendo en la exhacienda y los otros 120 que habían sido desalojados desde Octubre del 2008 fueron transferidos a unos pabellones adaptados de un psiquiátrico de mujeres que fue dividido para recibirlos. Este “hospital” denominado Anexo Nieto esta a un km. aproximadamente de su antiguo hogar. Nosotros rotábamos por semana: Dos se iban al anexo Nieto y uno se quedaba en la exhacienda.

8. ¿Qué hacia yo? Estar, mirar, besar, escuchar, empujar la silla, cargar, reír, abrazar, contar mi vida, comprar lo que me pedían, acarrear sus cosas…poner la tiendita de Eloisa, que nunca se caso porque no quería dar molestias a nadie. Ayudarle a Toribia a destender su ropa, que lavaba todos los días con muchos trabajos y se impulsaba solo con una pierna. Acomodar a Martin en su silla, llevarlo al teléfono publico y sostenerle la bocina en su oído, a el, que vive enamorado y no es correspondido. Comprarle sus cigarros delicados a Gabriel, que es dependiente y pasó por 14 anexos sin poderse rehabilitar, y sufre del rechazo de los miembros de su propia familia, teniendo una hija de 14 años, adicta, en una clínica e rehabilitación. Ser testigo de la indignación de Toño por decisiones de las autoridades del hospital, que fuera balaceado hace 16 años en un asalto cuando iba en taxi y quedo paralitico, y abandonado por su mujer con su hija de meses. Colocar la antena de la televisión de David, que jineteando un toro a los 19 años se cayo y quedo parapléjico, Admirarme y condescender con los sueños y la fe trascendente de Memo a favor de las personas con discapacidad, que paso una infancia durísima y que tantos años renegó a Dios. Escuchar las penas de Manuel que fue 8 años militar en el sur, y que después de salir del ejercito por una mujer, ella le fue infiel y lo dejo, y a los pocos meses perdió a su familia (papas, hermanos y sobrinos) en una explosión, quedando completamente solo y siendo ya diabético. Platicar con Gonzala frente a sus gatos-hijos, que fue despojada de sus hermanos y pertenencias. Comer carnitas con Simón. Admirarme al ver a Domingo Santiago, casi ciego, tejer bolsas y bufandas para mantenerse ocupado y sentirse útil. Enviar mensajes del celular de José – que es atleta paraolímpico - a su enamorada Ana. Darle un pollo casi entero –pedazo por pedazo - a Martin, en una de sus crisis sentimentales. Tomar jugo invitado por Gabriel, escuchándole y diciéndole palabras de esperanza. Confrontarme al ver a Cheche tejiendo sus bolsas de plástico para “tener pa´un refresco”, quien siendo albañil se cayo de una azotea y quedo paralítico. Estos son algunos de la Exhacienda, los del Anexo eran mas, y con ellos sentí y aprendí también mucho: Me dolió ver abandonadas a las “niñas” (40 añós o más) down o con retrasos mental. Admire la fortaleza y generosidad de Vicky que decidió renunciar a la exhacienda para irse al anexo y ver por estas “niñas” indefensas. Me alegré muchos días escuchando gritar a Pedro “bien” a mi pregunta ¿como estas?. Me asusté uno de los primeros días en que el mismo me pego cuando lo abrace. Me indigne al ver como una enfermera le seguía dando líquidos a Agustín mientras el se ahogaba. Me enoje y afloje las vendas tan apretadas sobre el vientre de Rodolfo –con down, casi de mi edad- y fui muy feliz llevándole a cortar una ramita y a caminar más de cinco veces. Le di de comer a Montse –siempre tendida en cama con su esclerosis múltiple – el único día que salió de su sala al aire libre y solamente porque iban a fumigar. Cantar y tocar rancheras para los ancianit@s del aérea de geriatría y alegrarme con ellos al verlos y oírlos cantar. Platicar con Lety –temblorosa por su esclerosis- y escucharla decirme que yo cantaba muy bonito. Condolerme y rezar al ver a Rómulo y Miguel Ángel, - que fueron deportado de Estados Unidos como si fueran perros, tras un accidente - conectados, con tubos, sondas y mangueras, recordando a Migue cuando se accidento en 94, deseando que no sufran más lo que están sufriendo y pidiendo que Dios actúe para una mejor vida aquí o para llevarlos a la vida eterna. Sacar a pasear empujando por los pasillos, las sillas –cruces- de los hombres y mujeres que nadie toma en cuenta.

En resumen: Ver, escuchar, oler, gustar, sentir el dolor del mundo en estos hombres y mujeres. Ver el rostro de Cristo crucificado en los hombres y mujeres ante los cuales, los que nos decimos cristianos, solemos pasar de largo.

9. La compañía y testimonio de las hijas de la caridad fue muy importante para mi. Ellas edifican a cualquier persona que este dispuesta a trabajar por los demás. Su entrega incansable y su servicio alegre me hicieron ver cuanta verdad encierra el Evangelio en la frase: “Busca primero el Reino de Dios…y lo demás, se te dará por añadidura”.


10. Buena parte de mis días allá, se los dedique a ayudarle a Memo Paz a redactar un proyecto denominado “Enseñando a pescar”, cuya misión es el desarrollo integral para las personas con discapacidad. Se necesitan muchas personas de buena voluntad, y la gracia de Dios, para sacar adelante este proyecto. (Pronto subiré el proyecto a mi blog para que sepan detalles del mismo.)

11. Ayudé a imponer las cenizas el miércoles de ceniza, durante la mañana al personal del hospital y por la tarde colaborando en la parroquia, haciendo breves reflexiones sobre la cuaresma antes de imponerla a los fieles. Me sentí bendecido al poder vivir esa experiencia de ver y sentir la fe de las personas. Ver como llevaban a sus niños en brazos para que les pusieran también la ceniza.

12. Estuve presente una vez en el sacramento de la unción de enfermos al anciano Ricardo, que presidio el P. Jorge Enriquez, tercerón español.


13. Vivimos la Eucaristía varias veces en la gruta de Nuestra Señora de Lourdes a un costado de la exhacienda y en el patio y pasillos del anexo. También tuvimos algunas misas en la capilla de las hijas de la caridad que presidio el P.Jorge. En la última, de despedida, las lágrimas vinieron a mis ojos, por la experiencia vivida y por lo que el padre nos dijo, palabras mas, palabras menos: “Nadie puede sentir el dolor del otro -compasión -, si antes no ha sentido en carne propia un dolor profundo como el de la pérdida de un ser querido, un fracaso, una enfermedad grave, etc. Solamente quien ha sufrido profundamente puede ser sensible ante el dolor de otro y ayudarle en su proceso. El seguimiento de Jesús pasa necesariamente por la cruz. Sin muerte no hay resurrección”

14. Tuvimos la gracia de estar presentes en la erección de la nueva Diócesis de Teotihuacán viendo la ordenación del nuevo obispo Francisco Guillermo. Llevamos a 11 pacientes del hospital y la pasamos muy bien.


15. En un martes de descanso, gracias a Dios, pude ver a mi Tío Emilio y mi primo Javier. Fuimos a Tepotzotlán en donde que mi tío nos dio una visita guiada por el que fuera el segundo noviciado de los jesuitas en México. Nos acompaño ese día el P. Arturo, párroco de Tepexpan.

16. En otro día de descanso, visitamos el templo de la Sagrada Familia en D.F. donde se encuentran los restos del P. Miguel Agustin Pro, mártir de los derechos humanos.


17. Visitamos también la curia provincial de la Compañía, y la enfermería, platicando con varios de los jesuitas mayores y enfermos, en Coyoacán y saludamos al Provincial, al socio, y al asesor de formación.

Por todo lo anterior, y muchas vivencias más que serían largas para leer, estoy muy agradecido con Dios, y confirmado en ésta búsqueda de mi vocación en la Compañía de Jesús.

Les agradezco a todos ustedes, los que se acuerdan de mí, y me tienen en sus oraciones, porque muchas gracias me ha procurado Dios por su medio.

Estamos en contacto,

Su amigo y hermano en Cristo, Lalo
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Reflexiones sobre el machismo

07.05.07
Por: Eduardo Anaya Sanromán

Joto, maricon, hijo de la chingada... son palabras ofensivas, cuyo origen es la falta de hombría y la poca autoestima de quien las dice.

“Dime de que presumes y te diré de que careces”.

En pleno siglo XXI en nuestro México y en muchos países del mundo, los hombres abusan de las mujeres, las utilizan y las golpean, como si fueran animales. Se trata de un problema cultural muy grave. El machismo no solo afecta psicológicamente a todos los miembros de la familia sino que, manifestado en la violencia doméstica también es causa muerte y suicidio.

El machismo en México tiene su origen en una confusión de identidad, heredada desde tiempos de la conquista. En ese entonces los mestizos, no querían reconocer su lado indígena, pero tampoco aceptaban cabalmente su lado español, su sangre blanca. Los niños mestizos y los criollos eran atendidos por mujeres indígenas y de ellas recibían el cariño, mientras que el soldado español, padre ausente, fue el primer mod…

Frases sueltas sobre Afectividad

Fragmentos de "Somos afectivos"
Autor: Silveira


Ante una elección de estado de vida.

“Las decisiones vocacionales mas fundadas y valederas no son el resultado de la elección fría y racional de un determinado sistema de vida, sino aquéllas que se plasman como concreción viva del amor entusiasta por la persona de Jesucristo”.

Represión.

“La educación infantil en muy buena medida ha sido represiva. Paulatinamente, el niño va aprendiendo a refrenar, él mismo, sus impulsos. Con la represión, el sentimiento se torna inconsciente – como si no existiera – generando un bienestar puramente aparente”.

“…Hasta el más profundo odio debiera ser reconocido en su existencia y el sujeto debería reconocerlo por lo menos en su más honda intimidad: “Siento odio por X, por esto o por aquello”, sin sentirse condenado por experimentar tal sentimiento, lo que evidentemente no quiere decir que se considere apropiada la acción motivada por el odio…


Los sentimientos vienen de la percepción – subjetividad
¡L…

Principio y fundamento Pedro Arrupe

Me dio muchísimo gusto saber noticias tuyas y de tu familia y poderte dedicar estas letras. Te dejo con un texto del Padre Pedro Arrupe, que fue General de la Compañía de Jesús:

“No hay nada más práctico que encontrar a Dios.
Es decir, enamorarse rotundamente y sin ver atrás.
Aquello de lo que te enamores, lo que arrebate tu imaginación, afectará todo.
Determinará lo que te haga levantar por la mañana,
lo que harás con tus atardeceres, cómo pases tus fines de semana,
lo que leas, a quien conozcas, lo que te rompa el corazón,
y lo que te llene de asombro con alegría y agradecimiento.
Enamórate, permanece enamorado,
Y esto lo decidirá todo”

Pedro Arrupe.

Te quiero mucho,
tu hermano en Jesucristo N.S. Lalo