Ir al contenido principal

Aportación de la Espiritualidad Ignaciana a la Juventud de México


Memoria de la ponencia de la Red Juvenil Ignaciana en el evento 
Dialogo Multicultural Universal 2012, Guadalajara, Jalisco, México.

Por Rodrigo Pinto Escamilla, S.J., David Israel Ortiz Ruiz, S.J. y Eduardo Anaya Sanromán, S.J.

Ignacio de Loyola es fundador de la Compañía de Jesús en el marco del Renacimiento y del Humanismo del siglo XVI. Su principal legado a la humanidad son los Ejercicios Espirituales que dan cuenta de su proceso interior. Su aporte refleja un tipo de Espiritualidad que se proyecta hacia afuera de la persona y le capacita para “ver a Dios en todas las cosas creadas”. El eje central de la Espiritualidad Ignaciana es el Discernimiento Espiritual que consiste en reconocer las voces internas que habitan en cada uno de nosotros. Por un lado se encuentran las mociones que nos impulsan a generar vida y a la consecución del mayor bien posible en el propio contexto histórico-social. Por otro lado se encuentran los engaños o tretas internas que nos conducen a la desintegración personal en tanto que nos impiden salir de nosotros mismos y disfrutar de las relaciones con el entorno. De esta manera, cada persona, mediante el Discernimiento de espíritus, puede hacer libremente la mejor elección entre las alternativas que se le presentan.

En el proceso de Discernimiento el deseo (afecto) es un elemento clave puesto que son  los deseos profundos los que nos impulsan a elegir la vida y el mayor bien posible, que en los términos de Ignacio de Loyola significa “A la mayor gloria de Dios (AMDG)”. Cuando los deseos o afectos están desordenados y la persona no es consciente de esta situación se generan consecuencias negativas que impactan las relaciones consigo mismo, con los otros y con la naturaleza.

La Compañía de Jesús se ha distinguido en la Historia por la diversidad de carismas que han poseído y poseen sus miembros, tanto religiosos como no religiosos, que comparten la Espiritualidad Ignaciana y colaboran en diferentes obras sociales y educativas alrededor del mundo.

En el ámbito educativo la Compañía de Jesús cuenta con una red de Universidades, colegios y centros de formación técnica dirigidos a todas las capas sociales. El aspecto académico y la reflexión intelectual ha sido, desde sus orígenes, un pilar fundamental de nuestra orden religiosa.

Adicionalmente los jesuitas y sus colaboradores trabajamos para la humanidad en servicios de carácter social tales como el trabajo con migrantes, culturas juveniles, personas con VIH, acompañamiento a comunidades indígenas, Cultura de Paz, Diálogo Multicultural e Interreligioso; trabajo con personas privadas de su libertad,  proyectos productivos de economía sustentable, Centros de Derechos Humanos, entre otros.




Aportación de la Espiritualidad Ignaciana a la juventud.

La realidad de la juventud actual muestra claros signos de la dificultad para encontrar sentido a la existencia. La soledad creciente en los jóvenes es un signo del fracaso de un modelo de vida centrado en el desarrollo económico, la fama, la seguridad y la imagen.

La espiritualidad es una manera de ver, sentir, tocar, oler y gustar la creación,  de situarme frente al mundo y de encontrar sentido a mi existencia. La espiritualidad ignaciana es una manera de construir relaciones con el entorno desde el proyecto de Jesús de Nazaret.

La propuesta de Ignacio de Loyola se identifica con las búsquedas de la juventud actual: encontrar a Dios más allá del templo, conocer al Jesús histórico, usar los sentidos, experimentar las cosas, búsqueda de libertad, reconocer  la Presencia permanente de la Divinidad, relativizar los medios, etc.

En el tema de juventud, los jesuitas de México ofrecemos una serie de experiencias, recursos formativos y acompañamiento personalizado a través de la “Red Juvenil Ignaciana” que esta conformada por comunidades juveniles  de diferente condición sociocultural: grupos de universitarios, indígenas, de parroquias e independientes tanto rurales como urbanos.

 Algunas de las experiencias de mayor impacto en los jóvenes mexicanos son: Campamentos Jesuitas (Existe, Reconcili-acción, Libertad de Amar y Emoción-arte); Congresos regionales y nacionales de comunidades ignacianas (PREJUVI, ENJUVI) y el Mochilazo Jesuita (experiencia de inserción en comunidades indígenas del sureste de México).

Además ofrecemos Talleres de Formación de Análisis de la realidad, Sexualidad, Incidencia Social, Dinámica grupal, Comunidad en discernimiento, Orar en la Calle,  Autoestima, entre otros.

Finalmente, en el rubro del acompañamiento personalizado, ofrecemos los Ejercicios Espirituales Ignacianos y la Ruta jesuita que consiste en  un programa de talleres que ayudan a discernir sobre el estado de vida.

Consideramos que esta gama de recursos espirituales y formativos proporcionan a los jóvenes que deciden vivir estas experiencias la posibilidad de ejercitarse en el diálogo con otras formas de estar en la realidad y de pensarla, la profundización de la reflexión sobre las problemáticas sociales y en las acciones pertinentes para responder desde sus propios contextos.  De esta manera los Jesuitas y la Espiritualidad Ignaciana contribuimos a la humanización de nuestro País y del mundo.


 Más información en:


Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Reflexiones sobre el machismo

07.05.07
Por: Eduardo Anaya Sanromán

Joto, maricon, hijo de la chingada... son palabras ofensivas, cuyo origen es la falta de hombría y la poca autoestima de quien las dice.

“Dime de que presumes y te diré de que careces”.

En pleno siglo XXI en nuestro México y en muchos países del mundo, los hombres abusan de las mujeres, las utilizan y las golpean, como si fueran animales. Se trata de un problema cultural muy grave. El machismo no solo afecta psicológicamente a todos los miembros de la familia sino que, manifestado en la violencia doméstica también es causa muerte y suicidio.

El machismo en México tiene su origen en una confusión de identidad, heredada desde tiempos de la conquista. En ese entonces los mestizos, no querían reconocer su lado indígena, pero tampoco aceptaban cabalmente su lado español, su sangre blanca. Los niños mestizos y los criollos eran atendidos por mujeres indígenas y de ellas recibían el cariño, mientras que el soldado español, padre ausente, fue el primer mod…

Frases sueltas sobre Afectividad

Fragmentos de "Somos afectivos"
Autor: Silveira


Ante una elección de estado de vida.

“Las decisiones vocacionales mas fundadas y valederas no son el resultado de la elección fría y racional de un determinado sistema de vida, sino aquéllas que se plasman como concreción viva del amor entusiasta por la persona de Jesucristo”.

Represión.

“La educación infantil en muy buena medida ha sido represiva. Paulatinamente, el niño va aprendiendo a refrenar, él mismo, sus impulsos. Con la represión, el sentimiento se torna inconsciente – como si no existiera – generando un bienestar puramente aparente”.

“…Hasta el más profundo odio debiera ser reconocido en su existencia y el sujeto debería reconocerlo por lo menos en su más honda intimidad: “Siento odio por X, por esto o por aquello”, sin sentirse condenado por experimentar tal sentimiento, lo que evidentemente no quiere decir que se considere apropiada la acción motivada por el odio…


Los sentimientos vienen de la percepción – subjetividad
¡L…

Principio y fundamento Pedro Arrupe

Me dio muchísimo gusto saber noticias tuyas y de tu familia y poderte dedicar estas letras. Te dejo con un texto del Padre Pedro Arrupe, que fue General de la Compañía de Jesús:

“No hay nada más práctico que encontrar a Dios.
Es decir, enamorarse rotundamente y sin ver atrás.
Aquello de lo que te enamores, lo que arrebate tu imaginación, afectará todo.
Determinará lo que te haga levantar por la mañana,
lo que harás con tus atardeceres, cómo pases tus fines de semana,
lo que leas, a quien conozcas, lo que te rompa el corazón,
y lo que te llene de asombro con alegría y agradecimiento.
Enamórate, permanece enamorado,
Y esto lo decidirá todo”

Pedro Arrupe.

Te quiero mucho,
tu hermano en Jesucristo N.S. Lalo