Ir al contenido principal

Destrucción de la cultura, devastación de la vida comunitaria.

 “Desde la guerra de independencia, México no construyó un país basado en sus dos grandes tradiciones: el cristianismo y la pluralidad indígena, sino a partir de los modelos liberales europeos y norteamericanos[1]. Las refinadas culturas sociales que pusieron en práctica Quiroga, en Michoacán, fray Pedro Lorenzo de la Nada, en Chiapas (obra continuada contra corriente por Samuel Ruiz) se desdeñaron, y en su lugar se impusieron los diseños sociales y económicos importados de Norteamérica y de una Europa que había aceptado la barbarie del industrialismo y del expansionismo comercial. Lentamente, México se fue convirtiendo en un mundo donde el dinero, el desarrollo económico y el poder fueron el fundamento de su realidad: el pillaje y la corrupción contra la honestidad; el desarrollo industrial y su poder contra la cultura y los valores de la vida comunitaria; el acaparamiento indiscriminado de riquezas contra la sencillez de lo humano y sus límites; la prepotencia contra la humildad; la demagogia contra el honor y la palabra empeñada; la competencia contra la solidaridad.

En nombre del nacionalismo, del socialismo, del progreso, formas ideológicas en las que la barbarie del pillaje y del saqueo encontraron su justificación moderna, México ha ido destruyendo su cultura y sustituyéndola por el sueño bárbaro de la economía moderna: productividad, dinero, riqueza, trabajo a destajo, diversión imbécil: <> y antros.

Hoy en día, después de la estrepitosa caída de los gobiernos revolucionarios, la barbarie ha mostrado su rostro más crudo. Bajo la bandera de la democracia y de la moral, nuestros gobernantes no han dejado de parecerse a los bárbaros que derribaron; sólo que ahora en lugar de ocultarse bajo el rostro ideológico del nacionalismo, exaltan la barbarie abiertamente y nos hacen pasar el mercado, el mundo empresarial y el consumo, como valores absolutos, como la palanca de la cultura moderna. La barbarie no sólo ha aplastado la cultura (entendida como formas de entender el mundo, de compartir, de convivir, de producir y de crear dentro de límites específicos), sino que se ha erigido como fundamento y fin de la existencia. Para ella, lo humano y lo sagrado no cuentan. Cuentan las abstracciones del dinero, del desarrollo y del consumo. Si para ello hay que gravar con impuestos el alimento, las medicinas (frutos del don de Dios y del trabajo humano), los libros (frutos de la cultura de una nación); si para ello hay que privatizar la universidad (fruto de la generosidad de la cultura de la cristiandad) y, semejante a un tecnológico ponerla al servicio de los intereses económicos de las empresas y de los ministerios; si para ello hay que hacer florecer las industrias y deteriorar el ambiente, no importa.

Para la barbarie es el dinero, la producción y el consumo, lo que erradicará la miseria y los males que nos aquejan. No se ha dado cuenta de que has sido precisamente ese pensamiento el que (desde que se corrompió la cristiandad y murió el último de sus soldados) la ha producido al devastar los valores culturales que sostienen lo humano y su dignidad.




En realidad, no es el dinero, no es la producción indiscriminada de la tecnología, no es la riqueza ni el consumo los que hacen un mundo humano (fueron esos sueños los que, con otros nombres, barbarizaron Roma, luego la cristiandad, y las destruyeron), sino la cultura, los espacios conviviales, el reconocimiento de los límites frente a lo sagrado que hay en el mundo, los que nos hacen humanos y trascendentes […] Cada vez que leo el Evangelio me llama la atención, entre muchas cosas, una amarga frase de Cristo (cito de memoria) <<¿Habrá fe cuando vuelva?>>. Viendo la barbarie del mundo que me tocó vivir, yo me pregunto si habrá acaso una pizca de cultura, que algún día fue hija de la fe”[2] 

(Javier Sicilia, Fragmentos de Narcotráfico, la barbarie, en “Estamos hasta la madre”).


[1] Sicilia, op. cit. p. 144
[2] Sicilia, op. cit. p. 145
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Reflexiones sobre el machismo

07.05.07
Por: Eduardo Anaya Sanromán

Joto, maricon, hijo de la chingada... son palabras ofensivas, cuyo origen es la falta de hombría y la poca autoestima de quien las dice.

“Dime de que presumes y te diré de que careces”.

En pleno siglo XXI en nuestro México y en muchos países del mundo, los hombres abusan de las mujeres, las utilizan y las golpean, como si fueran animales. Se trata de un problema cultural muy grave. El machismo no solo afecta psicológicamente a todos los miembros de la familia sino que, manifestado en la violencia doméstica también es causa muerte y suicidio.

El machismo en México tiene su origen en una confusión de identidad, heredada desde tiempos de la conquista. En ese entonces los mestizos, no querían reconocer su lado indígena, pero tampoco aceptaban cabalmente su lado español, su sangre blanca. Los niños mestizos y los criollos eran atendidos por mujeres indígenas y de ellas recibían el cariño, mientras que el soldado español, padre ausente, fue el primer mod…

Frases sueltas sobre Afectividad

Fragmentos de "Somos afectivos"
Autor: Silveira


Ante una elección de estado de vida.

“Las decisiones vocacionales mas fundadas y valederas no son el resultado de la elección fría y racional de un determinado sistema de vida, sino aquéllas que se plasman como concreción viva del amor entusiasta por la persona de Jesucristo”.

Represión.

“La educación infantil en muy buena medida ha sido represiva. Paulatinamente, el niño va aprendiendo a refrenar, él mismo, sus impulsos. Con la represión, el sentimiento se torna inconsciente – como si no existiera – generando un bienestar puramente aparente”.

“…Hasta el más profundo odio debiera ser reconocido en su existencia y el sujeto debería reconocerlo por lo menos en su más honda intimidad: “Siento odio por X, por esto o por aquello”, sin sentirse condenado por experimentar tal sentimiento, lo que evidentemente no quiere decir que se considere apropiada la acción motivada por el odio…


Los sentimientos vienen de la percepción – subjetividad
¡L…

Principio y fundamento Pedro Arrupe

Me dio muchísimo gusto saber noticias tuyas y de tu familia y poderte dedicar estas letras. Te dejo con un texto del Padre Pedro Arrupe, que fue General de la Compañía de Jesús:

“No hay nada más práctico que encontrar a Dios.
Es decir, enamorarse rotundamente y sin ver atrás.
Aquello de lo que te enamores, lo que arrebate tu imaginación, afectará todo.
Determinará lo que te haga levantar por la mañana,
lo que harás con tus atardeceres, cómo pases tus fines de semana,
lo que leas, a quien conozcas, lo que te rompa el corazón,
y lo que te llene de asombro con alegría y agradecimiento.
Enamórate, permanece enamorado,
Y esto lo decidirá todo”

Pedro Arrupe.

Te quiero mucho,
tu hermano en Jesucristo N.S. Lalo