Ir al contenido principal

La verdadera Adoración

Nov 03, 2010

¿Cómo podríamos atribuirnos algo a nosotros mismos? Nuestra capacidad nos viene de Dios 2 Cor.3, 5. La vida es una lucha, pero la mayoría de la gente no se da cuenta que nuestra lucha, al igual que la de Jacob, ¡realmente es una lucha con Dios! Queremos ser Dios, y no hay manera de que vayamos a ganar esta lucha, pero de todos modos seguimos intentándolo. Juan Pablo II dijo: “La razón por la que muchos siguen preocupados, siguen todavía buscando, siguen todavía teniendo progresos pequeños, es porque no han renunciado a sí mismos. Seguimos tratando de dar órdenes e interfiriendo con el trabajo de Dios en nosotros.”

No somos Dios, y nunca lo seremos. Somos seres humanos, y las veces que tratamos de ser Dios, son las veces que terminamos más como Satanás, que también trató de ser como Dios. Aceptamos nuestra humanidad intelectualmente, pero no emocionalmente. Aceptamos la idea a nivel mental, pero cuando nos enfrentamos a nuestras propias limitaciones, reaccionamos con irritación, enojo y resentimiento. Queremos ser más altos (o mas chaparros), más listos, mas fuertes, más talentosos, más guapos y adinerados. Queremos tenerlo todo y hacerlo todo, y nos enojamos cuando no sucede así. Entonces, cuando nos damos cuenta de que Dios les ha dado a otros, características que nosotros no tenemos, respondemos con envidia, con celos y autocompasión.

Lo que significa rendirse Rendirse a Dios no es una resignación pasiva, fatalismo o una excusa para la flojera. No es aceptar el status quo. Puede significar exactamente lo contrario: sacrificar tu vida en la resistencia contra el mal y la injusticia, o sufrir para cambiar lo que tiene que ser cambiado. Dios llama a menudo a gente que se ha rendido, para que pelee en Su Nombre, en el campo de batalla. No lo hace con los cobardes o los que se ponen de tapete. Rendirse no es poner tu cerebro en neutral y renunciar al pensamiento racional. ¡Dios no desperdiciaría la mente que te dio! Dios no quiere robots que lo sirvan. Rendirse no es reprimir tu personalidad. Dios quiere utilizar tu personalidad que es única. Más allá de disminuirte, el rendirte realza tu ser único. C. S. Lewis observó que “Mientras más dejamos a Dios tomar posesión, mas nos convertimos verdaderamente en nosotros mismos – porque Él nos hizo. Él inventó a las distintas personas que tú y yo estamos destinados a ser. Es cuando me vuelvo hacia Cristo, cuando me entrego a su personalidad, cuando puedo empezar a tener una personalidad real de mi propiedad.”

Adoremus FE + ESPERANZA + AMOR www.adoremus.com.mx
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Reflexiones sobre el machismo

07.05.07
Por: Eduardo Anaya Sanromán

Joto, maricon, hijo de la chingada... son palabras ofensivas, cuyo origen es la falta de hombría y la poca autoestima de quien las dice.

“Dime de que presumes y te diré de que careces”.

En pleno siglo XXI en nuestro México y en muchos países del mundo, los hombres abusan de las mujeres, las utilizan y las golpean, como si fueran animales. Se trata de un problema cultural muy grave. El machismo no solo afecta psicológicamente a todos los miembros de la familia sino que, manifestado en la violencia doméstica también es causa muerte y suicidio.

El machismo en México tiene su origen en una confusión de identidad, heredada desde tiempos de la conquista. En ese entonces los mestizos, no querían reconocer su lado indígena, pero tampoco aceptaban cabalmente su lado español, su sangre blanca. Los niños mestizos y los criollos eran atendidos por mujeres indígenas y de ellas recibían el cariño, mientras que el soldado español, padre ausente, fue el primer mod…

Frases sueltas sobre Afectividad

Fragmentos de "Somos afectivos"
Autor: Silveira


Ante una elección de estado de vida.

“Las decisiones vocacionales mas fundadas y valederas no son el resultado de la elección fría y racional de un determinado sistema de vida, sino aquéllas que se plasman como concreción viva del amor entusiasta por la persona de Jesucristo”.

Represión.

“La educación infantil en muy buena medida ha sido represiva. Paulatinamente, el niño va aprendiendo a refrenar, él mismo, sus impulsos. Con la represión, el sentimiento se torna inconsciente – como si no existiera – generando un bienestar puramente aparente”.

“…Hasta el más profundo odio debiera ser reconocido en su existencia y el sujeto debería reconocerlo por lo menos en su más honda intimidad: “Siento odio por X, por esto o por aquello”, sin sentirse condenado por experimentar tal sentimiento, lo que evidentemente no quiere decir que se considere apropiada la acción motivada por el odio…


Los sentimientos vienen de la percepción – subjetividad
¡L…

Principio y fundamento Pedro Arrupe

Me dio muchísimo gusto saber noticias tuyas y de tu familia y poderte dedicar estas letras. Te dejo con un texto del Padre Pedro Arrupe, que fue General de la Compañía de Jesús:

“No hay nada más práctico que encontrar a Dios.
Es decir, enamorarse rotundamente y sin ver atrás.
Aquello de lo que te enamores, lo que arrebate tu imaginación, afectará todo.
Determinará lo que te haga levantar por la mañana,
lo que harás con tus atardeceres, cómo pases tus fines de semana,
lo que leas, a quien conozcas, lo que te rompa el corazón,
y lo que te llene de asombro con alegría y agradecimiento.
Enamórate, permanece enamorado,
Y esto lo decidirá todo”

Pedro Arrupe.

Te quiero mucho,
tu hermano en Jesucristo N.S. Lalo