Ir al contenido principal

Manifiesto de jesuitas de México frente a la violencia

Frente a los crecientes hechos de violencia que se vienen registrando en elpaís –como la masacre de 12 jóvenes y un niño recién perpetrada en el pueblo de Creel, Chihuahua-; considerando que se trata de una violencia que se ejerce principalmente sobre los sectores más pobres y marginados de la sociedad (campesinos, migrantes, comunidades indígenas y urbanas socialmente excluidas); ante la tentación de buscar la solución únicamente en el incremento de las penas y en el reforzamiento de los policías y los cuerpos de seguridad, la Compañía de Jesús en México y elSistema Universitario Jesuita (SUJ) integrado por la Universidad Iberoamericana Ciudad de México, Universidad Iberoamericana Puebla, Universidad Iberoamericana León, Universidad Iberoamericana Torreón, Universidad Iberoamericana Tijuana, el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO), Universidad Loyola del Pacífico-Acapulco y el Centro de Estudios Ayuuk-Universidad Indígena Intercultural Ayuuk–Oaxaca- Mixe, desean MANIFESTAR lo siguiente:

Es imprescindible, en primer lugar, reconocer que la violencia se encuentra estrechamente relacionada con la injusticia social, la impunidad y la corrupción.Por lo mismo, junto con las medidas judiciales, es urgente desarrollar alternativas educativas, laborales y de recreación que permitan avanzar hacia la construcción de una sociedad más justa, en la que una distribución de los recursos más equitativa permita a los niños y jóvenes superar la tentación de la delincuencia y la ilegalidad. Reconocemos que la seguridad pública es un derecho humano y, por tanto, debe ser garantizado como tal por todos los órdenes de Gobierno. Junto con lo anterior, sin embargo, nos interesa dejar en claro que la defensa, protección y vigencia de los derechos humanos, lejos de ser un obstáculo para combatir la delincuencia, es un medio fundamental para lograr la plena justicia.

No se puede combatir al crimen con la ilegalidad.
Consecuentemente, demandamos avanzar en la depuración y modernización de los organismos y sistemas de procuración y administración de justicia, así como garantizar la protección de los ciudadanos y el respeto a la legalidad en las acciones que se emprendan. En este sentido, además de las medidas que se tomen directamente contra los delincuentes, proponemos:

1.-Establecer mecanismos concretos de rendición de cuentas por parte de la autoridad acerca de su responsabilidad en el combate al crimen y la inseguridad.

2.-Investigar con prontitud y eficacia tanto las denuncias de delitos así como las de uso indebido del sistema de justicia penal por parte de los servidores públicos o por particulares.

3.-Desarrollar procedimientos de investigación que prioricen el uso de pruebas periciales con base científica a fin de evitar sentencias que dependan únicamente de las declaraciones de sospechosos, de declaraciones arrancadas bajo amenaza o tortura, o de testimonios insuficientemente verificados.

4.-Restringir el alcance de la jurisdicción militar para que el personal militar acusado de perpetrar violaciones de derechos humanos sea investigado y juzgado por autoridades civiles.

Los Jesuitas de México y el Sistema Universitario Jesuita queremos hacer patente nuestro repudio a toda injusticia e impunidad.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Reflexiones sobre el machismo

07.05.07
Por: Eduardo Anaya Sanromán

Joto, maricon, hijo de la chingada... son palabras ofensivas, cuyo origen es la falta de hombría y la poca autoestima de quien las dice.

“Dime de que presumes y te diré de que careces”.

En pleno siglo XXI en nuestro México y en muchos países del mundo, los hombres abusan de las mujeres, las utilizan y las golpean, como si fueran animales. Se trata de un problema cultural muy grave. El machismo no solo afecta psicológicamente a todos los miembros de la familia sino que, manifestado en la violencia doméstica también es causa muerte y suicidio.

El machismo en México tiene su origen en una confusión de identidad, heredada desde tiempos de la conquista. En ese entonces los mestizos, no querían reconocer su lado indígena, pero tampoco aceptaban cabalmente su lado español, su sangre blanca. Los niños mestizos y los criollos eran atendidos por mujeres indígenas y de ellas recibían el cariño, mientras que el soldado español, padre ausente, fue el primer mod…

Frases sueltas sobre Afectividad

Fragmentos de "Somos afectivos"
Autor: Silveira


Ante una elección de estado de vida.

“Las decisiones vocacionales mas fundadas y valederas no son el resultado de la elección fría y racional de un determinado sistema de vida, sino aquéllas que se plasman como concreción viva del amor entusiasta por la persona de Jesucristo”.

Represión.

“La educación infantil en muy buena medida ha sido represiva. Paulatinamente, el niño va aprendiendo a refrenar, él mismo, sus impulsos. Con la represión, el sentimiento se torna inconsciente – como si no existiera – generando un bienestar puramente aparente”.

“…Hasta el más profundo odio debiera ser reconocido en su existencia y el sujeto debería reconocerlo por lo menos en su más honda intimidad: “Siento odio por X, por esto o por aquello”, sin sentirse condenado por experimentar tal sentimiento, lo que evidentemente no quiere decir que se considere apropiada la acción motivada por el odio…


Los sentimientos vienen de la percepción – subjetividad
¡L…

Principio y fundamento Pedro Arrupe

Me dio muchísimo gusto saber noticias tuyas y de tu familia y poderte dedicar estas letras. Te dejo con un texto del Padre Pedro Arrupe, que fue General de la Compañía de Jesús:

“No hay nada más práctico que encontrar a Dios.
Es decir, enamorarse rotundamente y sin ver atrás.
Aquello de lo que te enamores, lo que arrebate tu imaginación, afectará todo.
Determinará lo que te haga levantar por la mañana,
lo que harás con tus atardeceres, cómo pases tus fines de semana,
lo que leas, a quien conozcas, lo que te rompa el corazón,
y lo que te llene de asombro con alegría y agradecimiento.
Enamórate, permanece enamorado,
Y esto lo decidirá todo”

Pedro Arrupe.

Te quiero mucho,
tu hermano en Jesucristo N.S. Lalo