Ir al contenido principal

Ejercicios espirituales entre el mercado

UNOS EJERCICIOS ESPIRITUALES
ENTRE LOS RUIDOS DEL MERCADO


Las estrategias de mercado utilizadas por las grandes empresas comerciales desvirtúan la identidad de las personas, haciéndolas creer que necesitan tener, hacer o pensar de tal modo para alcanzar el éxito y la “felicidad plena”. Estas estrategias pretenden que el hombre y la mujer tengan en el centro de su vida esas cosas que le llevaran a tener más recursos, alcanzar más fama y adquirir mayor poder, perdiendo su identidad de seres humanos.

La insatisfacción que producen estas estrategias de mercado muestran que este camino hacia la felicidad no es tan real y cierto; el vacío y la soledad vienen a desenmascarar el fracaso de esta propuesta de vida. Y son los jóvenes los principales destinatarios de los anuncios comerciales y los principales afectados internamente por los ruidos del mercado que tienen la intención de hacerlos unos seres consumistas.

El joven siente que algo le falta en su corazón, que lo realizado hasta el momento no le deja la satisfacción que lo haga sentir realmente bien, que el vacío y la soledad son más frecuentes de lo que esperaba. Y siente la necesidad de buscar aquello que le deje una alegría duradera y profunda, para hallar el camino que le conduzca a una mayor realización personal. Este proceso es el inicio de muchos hombres y mujeres que decidieron construir una vida distinta basada en el seguimiento a Jesús

Ignacio de Loyola tuvo una vida centrada en los honores, la fama y el poder, luchando a favor del rey terrenal y en una de sus batallas fue herido por una bala de cañón. Ignacio tuvo un momento de convalecencia donde tomó conciencia de la diferencia que había entre pensar en seguir su vida “mundana” y una vida imitando a los santos. Después de leer sobre los santos y Cristo, Ignacio quedaba en paz y satisfecho; pero cuando terminaba de soñar despierto con seguir su vida de caballero, en las batallas y su búsqueda de fama, Ignacio quedaba inquieto e insatisfecho.

Esta experiencia no sólo fue el inicio de su conversión, sino también el comienzo de su propuesta de discernimiento espiritual. Su experiencia con el Creador la sistematizó en el texto de los Ejercicios Espirituales (EE) y la compartió con hombres y mujeres, que no tardaron en suscitar conversiones importantes. Los EE despertaron la sospecha de los jueces y la misma inquisición. Ignacio fue tomado preso en tres ocasiones por su manera de vestir, las conversiones generadas y la teología de sus ejercicios.

Ignacio aprendió que lo más importante en la vida es la búsqueda de la mayor gloria de Dios, es decir, no sólo se trata de construir el amor y la justicia, sino de buscar aquello que más ayuda a construir el reino de Dios. El hombre y la mujer están creados para buscar a Dios por que en Él encuentran la plenitud de su vida. Pero la actual sociedad, con sus estrategias de consumo y tantos ruidos, desvirtúa nuestras búsquedas y nos engaña sobre aquello que nos conduce a la realización plena como hijos de Dios, por tanto, necesitamos entrar en proceso de discernimiento para detectar, al igual que Ignacio, qué cosas nos dejan una mayor paz y satisfacción.

Los EE recuperan el mundo de los afectos para ordenarlos entorno a Dios. El modo de orar propuesto por Ignacio de Loyola es un proceso de aprendizaje para escuchar nuestro cuerpo en su totalidad, donde la persona sepa distinguir las alegrías producidas por su entorno. A través de los sentimientos el individuo aprende a detectar aquello que le acerca a Dios y aquello que le aleja de Dios. Entrar al mundo de los afectos nos da la posibilidad de encontrar y dejar aflorar los grandes deseos nos conducen a recuperar nuestra identidad de seres humanos. La sociedad de consumo despierta deseos superficiales que no dejan la satisfacción esperada, y los EE pretenden que el individuo construya unos criterios para tomar decisiones desde aquello que le deja una satisfacción profunda y gozosa.

Ignacio definía los ejercicios espirituales de la siguiente manera: Por este nombre de ejercicios espirituales, se entiende todo modo de examinar la conciencia, de meditar, de contemplar, de orar vocal y mentalmente, y de otras espirituales operaciones, según que adelante se dirá. Porque así como el pasear, caminar y correr son ejercicios corporales, por la misma manera, todo modo de preparar y disponer el ánima, para quitar de sí todas las afecciones desordenadas, y después de quitadas, buscar y hallar la voluntad divina en la disposición de su vida para la salud del alma, se llaman ejercicios espirituales. (EE No. 1)

Todos hemos vivido experiencias que nos han conducido al desorden de nuestros afectos: heridas de la infancia, muerte de un ser querido, maltrato familiar o deseos provocados por las estrategias de mercado. Esto ha provocado que tengamos afectos desordenados que nos atan a miedos, deseos superficiales, personas, metas, etc. Sin la libertad necesaria para optar por aquello que más nos conduce a nuestra realización personal. Los EE pretenden ejercitar nuestros afectos para superar la parálisis en el amor ocasionada por nuestra historia familiar o social, donde el sujeto sea capaz de reconciliarse con su historia, de descubrir el paso de Dios en su vida, de enamorarse de la persona de Jesús y desarrollar su capacidad de amar.

Los EE pretenden que la persona pueda entrar en un proceso por medio de la oración y el silencio, para construir una libertad donde el sujeto pueda elegir aquello que conduzca a la mayor gloria de Dios. La libertad ignaciana es para la misión, es decir, ser libres de ataduras de aquello que impiden dar lo mejor de nosotros mismos para realizar el reino de Dios en esta sociedad, sabiendo que la vivencia de relaciones fraternas y justas es el mayor placer que podemos tener en nuestra existencia. Los EE pretenden que la persona que los vive sea capaz de En todo Amar y Servir.

La persona que va a vivir los EE necesita preparar su corazón, para lo cual mucho le ayudará clarificar la intención de asistir a ellos, ubicar el momento existencial en que se encuentra y tener mucha disponibilidad para entrar a su mundo interno. Todo esto con la plena seguridad de que Dios nos acompaña y ayuda a descubrir el mejor camino para construir nuestra plenitud.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Reflexiones sobre el machismo

07.05.07
Por: Eduardo Anaya Sanromán

Joto, maricon, hijo de la chingada... son palabras ofensivas, cuyo origen es la falta de hombría y la poca autoestima de quien las dice.

“Dime de que presumes y te diré de que careces”.

En pleno siglo XXI en nuestro México y en muchos países del mundo, los hombres abusan de las mujeres, las utilizan y las golpean, como si fueran animales. Se trata de un problema cultural muy grave. El machismo no solo afecta psicológicamente a todos los miembros de la familia sino que, manifestado en la violencia doméstica también es causa muerte y suicidio.

El machismo en México tiene su origen en una confusión de identidad, heredada desde tiempos de la conquista. En ese entonces los mestizos, no querían reconocer su lado indígena, pero tampoco aceptaban cabalmente su lado español, su sangre blanca. Los niños mestizos y los criollos eran atendidos por mujeres indígenas y de ellas recibían el cariño, mientras que el soldado español, padre ausente, fue el primer mod…

Frases sueltas sobre Afectividad

Fragmentos de "Somos afectivos"
Autor: Silveira


Ante una elección de estado de vida.

“Las decisiones vocacionales mas fundadas y valederas no son el resultado de la elección fría y racional de un determinado sistema de vida, sino aquéllas que se plasman como concreción viva del amor entusiasta por la persona de Jesucristo”.

Represión.

“La educación infantil en muy buena medida ha sido represiva. Paulatinamente, el niño va aprendiendo a refrenar, él mismo, sus impulsos. Con la represión, el sentimiento se torna inconsciente – como si no existiera – generando un bienestar puramente aparente”.

“…Hasta el más profundo odio debiera ser reconocido en su existencia y el sujeto debería reconocerlo por lo menos en su más honda intimidad: “Siento odio por X, por esto o por aquello”, sin sentirse condenado por experimentar tal sentimiento, lo que evidentemente no quiere decir que se considere apropiada la acción motivada por el odio…


Los sentimientos vienen de la percepción – subjetividad
¡L…

Datos Casa de Ejercicios Espirituales de Puente Grande, Jal.

CASA DE EJERCICIOS ESPIRITUALES IGNACIANOS DE PUENTE GRANDE, JALISCO


INFORMES Y RESERVACIONES

Sr. Eduardo Cervantes Medina

Instituto de Literatura
45420 Puente Grande, Jalisco
Tel. 01 (33) 37 35 - 03 - 13 y 01 (33) 37 35 - 05 -13
Fax 01 (33) 37 35 06 59

Correo Electrónico: mailto:casadeejerciciospuentegrande@gmail.com

Encuentra el calendario anual de Ejercicios Espirituales por ciudad y estado en


www.sjmex.org

AMDG