Ir al contenido principal

Carta a la Iglesia, mi Madre

Una serie de eventos fortuitos y el brazo izquierdo de Dios me han llevado hacia lugares tormentosos en mi interior. A afrontar los duros tiempos de prueba, del sin sabor humano de mi aridez espiritual, de probarme fiel al proyecto de nuestro padre Dios.

Descubro nuevamente la necesidad de escudriñar la fuerza motriz que impulsa mis gritos de rebeldía, tan llenos de contradicciones, de sombras, de miedos, e incertidumbres. Lo que consideraba hasta hace poco mis ideas, mis pensamientos, todo lo que era y lo que le debo a la vida.
Sin embargo, ahora comienzo a formar parte de una familia, muy grande, muy extensa, tan numerosa como las estrellas del cielo y los granos de arena en el mar. Bendecida con hijas, hijos, hermanas, hermanos, padres, madres, abuelas, y abuelos. Una familia con sus virtudes y defectos, con sus logros y fracasos; una madre que se ha dormido en vela por la salud de un hijo, de un padre a quien se le ha arrebatado el sustento para alimentar a su familia.
No me refiero únicamente a la iglesia como Pueblo de Dios, que somos todos, sino también a la vida religiosa, a la comunidad de hermanos dedicados a consagrarse de una manera al servicio de Dios: la vida religiosa como anticipo del Reino de Dios.

La Iglesia, mi madre, semillero de esperanza, de ideales, de proyectos, de vidas desgastadas por el Reino, de cada vez proclamar siempre buenas nuevas. Ante todo esto me pregunto:

¿Cómo ser punto de unión cuando muchos parecen querer dividir a la Iglesia?

¿De qué manera puedo ayudarle a que crezca para que sea proclamadora de la esperanza?

¿Cómo sentir con Ella el dolor de la indignación por los que sufren?

¿Cómo alegrarme con Ella por sus victorias? Pero sobre todo, ¿cómo demostrarle mi amor y fidelidad a mi Iglesia sin lastimarla, juzgarla, ni marginarla?

¿Cómo ser su crítico sin convertirme en su juez y verdugo? ¿Cómo decirle que la amo y reconocer su humanidad, pero al mismo tiempo su carácter divino?

¿Cómo unirme a su voz reconociéndome pecador con Ella? ¿Cómo sentir sus errores como parte de mi responsabilidad como creyente?

¿Cómo volver a amar a una madre quien ha golpeado a un hijo? Pero sobre todo, ¿cómo aprender a perdonarla, perdonándome a mí también por no saber comprenderla y sentir su dolor y soledad?

¿Cómo ver a la Iglesia como seno de mi amor por el Reino de Dios? Pero sobre todo, ¿cómo defender a una madre quien me ha dado el regalo más grande de la vida: el bautismo en la fe por Cristo?

Las respuestas se me vienen en una sola: poner mi fe en obras, decirle a mi Iglesia “te amo y te lo demuestro”. No fueron preguntas que brotaron de mi mente, sino de mi corazón indignado y arrepentido. Vivir un cristianismo pascual como principio y fundamento de mi vida como bautizado. Vivir mi amor por el Reino, amando a la madre que Cristo dejó para nosotros.

Su hermano en Cristo, Josué, el Frodo
jovich_etnos@hotmail.com
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Reflexiones sobre el machismo

07.05.07
Por: Eduardo Anaya Sanromán

Joto, maricon, hijo de la chingada... son palabras ofensivas, cuyo origen es la falta de hombría y la poca autoestima de quien las dice.

“Dime de que presumes y te diré de que careces”.

En pleno siglo XXI en nuestro México y en muchos países del mundo, los hombres abusan de las mujeres, las utilizan y las golpean, como si fueran animales. Se trata de un problema cultural muy grave. El machismo no solo afecta psicológicamente a todos los miembros de la familia sino que, manifestado en la violencia doméstica también es causa muerte y suicidio.

El machismo en México tiene su origen en una confusión de identidad, heredada desde tiempos de la conquista. En ese entonces los mestizos, no querían reconocer su lado indígena, pero tampoco aceptaban cabalmente su lado español, su sangre blanca. Los niños mestizos y los criollos eran atendidos por mujeres indígenas y de ellas recibían el cariño, mientras que el soldado español, padre ausente, fue el primer mod…

Frases sueltas sobre Afectividad

Fragmentos de "Somos afectivos"
Autor: Silveira


Ante una elección de estado de vida.

“Las decisiones vocacionales mas fundadas y valederas no son el resultado de la elección fría y racional de un determinado sistema de vida, sino aquéllas que se plasman como concreción viva del amor entusiasta por la persona de Jesucristo”.

Represión.

“La educación infantil en muy buena medida ha sido represiva. Paulatinamente, el niño va aprendiendo a refrenar, él mismo, sus impulsos. Con la represión, el sentimiento se torna inconsciente – como si no existiera – generando un bienestar puramente aparente”.

“…Hasta el más profundo odio debiera ser reconocido en su existencia y el sujeto debería reconocerlo por lo menos en su más honda intimidad: “Siento odio por X, por esto o por aquello”, sin sentirse condenado por experimentar tal sentimiento, lo que evidentemente no quiere decir que se considere apropiada la acción motivada por el odio…


Los sentimientos vienen de la percepción – subjetividad
¡L…

Datos Casa de Ejercicios Espirituales de Puente Grande, Jal.

CASA DE EJERCICIOS ESPIRITUALES IGNACIANOS DE PUENTE GRANDE, JALISCO


INFORMES Y RESERVACIONES

Sr. Eduardo Cervantes Medina

Instituto de Literatura
45420 Puente Grande, Jalisco
Tel. 01 (33) 37 35 - 03 - 13 y 01 (33) 37 35 - 05 -13
Fax 01 (33) 37 35 06 59

Correo Electrónico: mailto:casadeejerciciospuentegrande@gmail.com

Encuentra el calendario anual de Ejercicios Espirituales por ciudad y estado en


www.sjmex.org

AMDG