Ir al contenido principal

Pentecostés en una maquila

Por Santiago Morell Ocaranza

“Derramaré mi Espíritu sobre todo mortal.
Haré prodigios arriba en el cielo y signos abajo en la tierra”
(Hch. 2, 17 y 19)


Durante dos meses y medio tuve la fortuna de convivir con personas de una condición social con la que nunca había compartido. Personas sobre las cuales yo había creado juicios de temor y miedo, ubicándolas como malhechores, drogadictos, cholos, etc. Los trabajadores de las fábricas eran un enigma para mí, los consideraba violentos, agresivos y prácticamente insensibles. No era consciente de esta forma de verlos, yo me creía una persona muy abierta y que aceptaba a todos mis hermanos, creía que tenía mucha facilidad para ubicarme de igual a igual con otro y de entablar relaciones con facilidad. Hoy (y durante la experiencia) reconozco mis limitaciones al ver y comprender la realidad, caí en la cuenta que miraba desde la seguridad que me habían brindado mis padres o desde las comodidades del hogar. El saberme y sentirme desprotegido, sin nombre, sin estudios, sin dinero, sin conocidos, prácticamente solo con el Señor y con mi compañero, me abrió a ver la realidad con otros ojos, a mirar al mundo como Cristo lo mira, me ubico en mi realidad de creatura justo al lado de los obreros, migrantes y desempleados con los que me crucé en el camino.

Mi visión sobre el mundo obrero es otra, ya no puedo verla parcialmente y al totalizarla aparece una inmensidad de ambigüedades propias del ser humano ante las cuales es muy difícil hacer un juicio. No son pobres y obreros porque quieran, tienen opciones y a la vez las tienen cerradas, su prioridad son sus hijos y a la vez los dejan por satisfacer placeres personales, quieren una vida mejor en el futuro y son inmediatistas. Desde mis esquemas podría juzgar que no planean, no se organizan y viven superficialmente, desde su realidad, son alegres, felices y disfrutan la vida.

Es muy fácil en ellos encontrar signos del Reino y es muy difícil que hablen de Dios, son muy contradictorios y a la vez muy transparentes. Me enseñaron a reconocer mis ambigüedades y aceptarlas, a dejar de juzgar las imperfecciones de los demás y a ver la vida y a las personas con totalidad, a reconocer que existen signos de muerte y de resurrección en el mismo lugar.
Esta experiencia y todo lo redactado anteriormente solo tienen sentido vivido y experimentado de cara a Dios. Aprendí a ofrecer el coraje, la humillación, la frustración, la impotencia y experimentar como el Señor me lo transformaba en agradecimiento. Agradecer por vivir algo o un poco de lo que vivió Jesús, ir comprendiendo en una vida de austeridad y abajamiento la encarnación del Señor, su opción por los pobres y su muerte en Cruz.

Hoy puedo decir que esta experiencia me llevó a poner mis seguridades en Dios y esto me abrió a la realidad y a los otros desde una igualdad Evangélica, me sentí profundamente agradecido de tanto bien recibido, logré reconocer que pude vivir todo lo que viví por pura bondad de Dios, que mis fuerzas no son suficientes para hacer lo que hice, que me siento en plenitud e identificado con la Compañía de Jesús, que nada hubiera logrado sin mi compañero novicio y sin la comunidad en el corazón, que la razón por la que entregué todo lo que pude es por amor a Jesús y que la gran mediadora que hace todo esto posible es la Virgen María.

De esta manera puedo acabar diciendo: “Toma, Señor, y recibe; toda mi libertad, mi memoria, mi entendimiento y toda mi voluntad, todo mi haber y mi poseer; Tú me lo diste, a Ti, Señor, lo torno; todo es tuyo. Dame tu amor y tu gracia que ésta me basta” (EE.EE. 234)
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Reflexiones sobre el machismo

07.05.07
Por: Eduardo Anaya Sanromán

Joto, maricon, hijo de la chingada... son palabras ofensivas, cuyo origen es la falta de hombría y la poca autoestima de quien las dice.

“Dime de que presumes y te diré de que careces”.

En pleno siglo XXI en nuestro México y en muchos países del mundo, los hombres abusan de las mujeres, las utilizan y las golpean, como si fueran animales. Se trata de un problema cultural muy grave. El machismo no solo afecta psicológicamente a todos los miembros de la familia sino que, manifestado en la violencia doméstica también es causa muerte y suicidio.

El machismo en México tiene su origen en una confusión de identidad, heredada desde tiempos de la conquista. En ese entonces los mestizos, no querían reconocer su lado indígena, pero tampoco aceptaban cabalmente su lado español, su sangre blanca. Los niños mestizos y los criollos eran atendidos por mujeres indígenas y de ellas recibían el cariño, mientras que el soldado español, padre ausente, fue el primer mod…

Frases sueltas sobre Afectividad

Fragmentos de "Somos afectivos"
Autor: Silveira


Ante una elección de estado de vida.

“Las decisiones vocacionales mas fundadas y valederas no son el resultado de la elección fría y racional de un determinado sistema de vida, sino aquéllas que se plasman como concreción viva del amor entusiasta por la persona de Jesucristo”.

Represión.

“La educación infantil en muy buena medida ha sido represiva. Paulatinamente, el niño va aprendiendo a refrenar, él mismo, sus impulsos. Con la represión, el sentimiento se torna inconsciente – como si no existiera – generando un bienestar puramente aparente”.

“…Hasta el más profundo odio debiera ser reconocido en su existencia y el sujeto debería reconocerlo por lo menos en su más honda intimidad: “Siento odio por X, por esto o por aquello”, sin sentirse condenado por experimentar tal sentimiento, lo que evidentemente no quiere decir que se considere apropiada la acción motivada por el odio…


Los sentimientos vienen de la percepción – subjetividad
¡L…

Principio y fundamento Pedro Arrupe

Me dio muchísimo gusto saber noticias tuyas y de tu familia y poderte dedicar estas letras. Te dejo con un texto del Padre Pedro Arrupe, que fue General de la Compañía de Jesús:

“No hay nada más práctico que encontrar a Dios.
Es decir, enamorarse rotundamente y sin ver atrás.
Aquello de lo que te enamores, lo que arrebate tu imaginación, afectará todo.
Determinará lo que te haga levantar por la mañana,
lo que harás con tus atardeceres, cómo pases tus fines de semana,
lo que leas, a quien conozcas, lo que te rompa el corazón,
y lo que te llene de asombro con alegría y agradecimiento.
Enamórate, permanece enamorado,
Y esto lo decidirá todo”

Pedro Arrupe.

Te quiero mucho,
tu hermano en Jesucristo N.S. Lalo