Ir al contenido principal

Crucero Espiritual Puente Grande 4/8


Día 4.  ¿A dónde me llevan mis sentimientos? ¿A qué me invitan mis deseos? 
San Ignacio de Loyola.

No dormí muy bien. Tuve algunos sueños extraños. Imagínate, en uno de los sueños yo acompañaba a los alumnos de una preparatoria a un programa de concursos en televisión. En otro sueño estaba en una reunión de religiosos de varios carismas. Dos de ellos tenían algunas diferencias y yo intentaba conciliar. En un tercer sueño estaba en una clase de Tae Kwon Do queriendo recordar los viejos tiempos, pero el maestro nos ponía una forma que yo nunca había practicado y me sentía avergonzado por no poder seguir al grupo. Supongo que no descansé por tantos sueños que tuve en una sola noche.

Cuando me levanté de la cama, me preparé y caminé a la Capilla más grande del Crucero donde suelen tener su misa el grupo más numeroso de religiosas con el capitán Gabriel. Noté que había caras extrañas. Personas que no eran de los pasajeros que zarpamos juntos. Entonces me acerqué a una ventana y pude ver ¡oh sorpresa! Nunca nos internamos en altamar. Estábamos en otro puerto: San Antonio.

Estuve algo intranquilo en la Celebración de la fiesta de Epifanía. No sé por qué pero no me quité la capucha. Ya que seguíamos en puerto, ésta mañana aproveché para conocer algún rincón de Naturaleza de aquel lugar. Llevaba mi cuaderno en una bolsa de plástico con las últimas instrucciones de nuestro capitán de grupo. La propuesta del día era analizarnos a nosotros mismos, comprender y asumir nuestras fallas, y también ver el impacto que tienen nuestros actos u omisiones en el pecado estructural o social.


Primero pensé en ir a una comunidad que está a media hora del puerto de San Antonio, pero en cuanto salí empecé a meditar y me sentí atraído a otra dirección. Mi corazón quería conocer otro lugar de la isla. Alguno a dónde no hubiera ido ninguno de los años anteriores. Así que vi un letrero que anunciaba: “Camino al Vado”, y lo seguí. Después de subir por la ladera más o menos un kilómetro me interné en un sendero que descendía hasta un río. Para entonces ya había recordado dos o tres de mis pecados frecuentes y, de pronto, otra enseñanza de la Naturaleza. Había unos árboles casi secos totalmente envueltos por enredaderas, también secas. Entonces pensé que los árboles se quedaron pequeños por el peso de las enredaderas invasoras del mismo modo que nosotros nos quedamos enanos cuando nos atrapa el pecado y nos seca por dentro. Aproveché la ocasión para tomar una foto y recordar el momento. Aquí te la comparto. 

Seguí mi camino bajando una cuesta y llegué a un rancho con la esperanza de llegar al río que desemboca al mar. Un buen hombre me concedió el paso hacía el río cruzando un potrero del rancho. Había mucho ganado. Por fin, salté la cerca y llegué al río. Me impresionó ver que su caudal era muy pobre. Tan poca agua corría que se podría cruzar al otro lado saltando de piedra en piedra. Quise llegar por lo menos a la mitad del río para sentarme un rato. Había piedras que se veían muy firmes, pero que al pisarlas se movían. Afortunadamente no me caí. Creo que así también en nuestras vidas hay cosas que parece firmes, efectivas, seguras;  deseos que nos mueven a tomar ciertas decisiones, pero luego nos damos cuenta de que lo que elegimos no siempre nos reporta los beneficios que esperábamos. A veces nos equivocamos y nos decidimos por algo sin discernir, y entonces no pasa mucho tiempo para darnos cuenta de que ese paso dado no fue el mejor. Y algunas veces, caemos al agua del sin sentido o la desesperanza. Por eso es muy importante saber distinguir las piedras firmes de las piedras inestables. Discernir bajo el modelo de “Principio, medio y fin,” de San Ignacio.  ¿A dónde me llevará esta elección? Para nosotros los cristianos el criterio esencial para tomar decisiones es Jesús. Él nos ha mostrado cómo podemos caminar para ser felices y así hacer felices a los demás. Cristo es la luz que nos ayuda a caminar, Aquél que nos puede confirmar cuáles piedras conviene pisar para cruzar el río de la vida, mientras somos peregrinos en esta tierra. Cristo es la cabeza de nuestra Iglesia. Ella es su esposa.

Regresando a mi aventura,  te contaba que empecé a saltar de piedra en piedra hasta llegar al centro del río. Ahí me detuve por miedo a caer y mojarme las botas. Encontré una piedra elevada y plana en la que me senté a meditar. Mi oración fue una sorpresa para mí mismo. De pronto me vi hablando con voz alta, platicándole a María como es que la he ido dejando de lado, como con el tiempo mi devoción al Rosario ha venido a menos. Luego le dije a Jesús – como un amigo a otro amigo – mira, en confianza, tú ya sabes cómo soy, y le empecé a contar todas mis faltas y omisiones del año que recién terminó. Le platiqué con mucha libertad y serenidad, y yo sentí que Él me escuchaba. Al dejar de hablar me invadió una profunda Paz, esa Paz que sólo Dios puede darnos y que – estoy seguro- tú también has experimentado.

Mucho me ayudó disponerme, abrir el corazón, ser transparente. Yo sólo di el primer paso (bajar la colina, cruzar el potrero, saltar la cerca, llegar al centro del río, orar…) y después mi espíritu, mi yo verdadero, habló. Me sentí como una de esas piedras desnudas sobre río. No había nada que me tapara, era mi vida abierta, mi ser total, justo bajo el Sol- Misericordia de Dios. Estaba ahí, agradeciendo a Dios ese diálogo orante inesperado cuando vi en la orilla del río dos árboles frondosos y me acordé de aquél pasaje que dice quién espera en Dios será “como árbol plantado junto a corrientes de aguas, que da su fruto en su tiempo, y su hoja no cae; y todo lo que hace, prosperará”. También les tomé una foto para recordar esa oración profunda que me hizo ubicarme en mi lugar de Hijo de Dios, de creatura necesitada, pobre. 

 Regresé al barco muy agradecido y para llegar más rápido cruce un campo de maíz. Me sentía ligero, como esos que van cantando, cargando las gavillas cosechadas de regreso a su casa.Llegué justo a tiempo para la entrevista que tenía con el capitán Ramón y le conté todo lo que había escrito ayer respecto a mi Principio y Fundamento. Después jugué basquetbol con algunos del los pasajeros jesuitas del barco. Y me sorprendió que entre ellos hubiera dos españoles, Pedro y Alberto. 

Hacia las dos de la tarde ya había quedado lejos la costa. Hacía calor y después de comer dormí la siesta en una de las cubiertas del crucero, sobre un pasto verde y fresco. En ese lugar hay una estatua muy particular de Ignacio de Loyola. Se ve al vasco en tres momentos de su vida. En la misma pieza fundida se ve, primero, al Iñigo herido en Pamplona,  después al peregrino orante de Manresa y, finalmente, al Ignacio de Loyola ya como General de la Compañía de Jesús en Roma. Esta estatua triple es verdaderamente una obra de arte que derrocha creatividad y transparenta, desde mi parecer, las tres etapas de la conversión según la tradición de la Edad Media: vía purgativa, vía iluminativa y vía unitiva


Al cabo de 45 minutos de siesta me despertó el piquete de un mosquito en el pie. ¿Cómo puede haber mosquitos abordo? A no ser que vengan en la fruta o que se críen en el agua de macetas, yo que se…
La tarde fue más tranquila que la mañana. Tomé un café y me fui a la capilla del “terceronado” cuya 
patrona es “Nuestra Señora de la Tarahumara”. En la oración Dios me regaló más claridades respecto a la raíz de mi desorden. Me dolió darme cuenta de varias cosas: recordar los hambrientos del Cuerno de África, las prostitutas y sus niños en el centro histórico del D.F.; los miles de niños en situación de calle, las menores explotadas sexualmente en “La Merced” y en el centro histórico de Guadalajara, los adictos maltratados en tantos “anexos”, los migrantes torturados y asesinados, las familias que han perdido padres, madres o hijos en esta absurda guerra, la esclavitud de los cortadores de caña… una lista que podría continuar… la lista de las víctimas invisibles del sistema económico neoliberal… los desheredados, los marginados, los sin techo, los olvidados… Así se desarrolló mi oración en torno al “pecado estructural” y tal vez tu te preguntes conmigo: ¿Y yo qué tengo que ver con todos estos? y, si no lo piensas, nunca lo sabrás…

Creo que todos tenemos que ver con estas injusticias. Hemos creado un mundo cuya organización premia a los fuertes y oprime a los débiles. Nada tan lejano al proyecto de Dios para el mundo. (Is. 58, 6-11)
Una Buena Noticia para nosotros es que no todo está perdido. Los que seguimos a Jesús sabemos que el Evangelio avanza poco a poco. Su paso no es avasallador, va lento, de corazón en corazón. Y sabemos también que nosotros podemos ser instrumentos para que el Reino se establezca en dónde nos movemos (familia, escuela, oficina, amigos, viajes, deporte, etc).

Quien piense que la fe y la política no tienen nada que ver está traicionando el mensaje de Jesús. Él buscaba un orden más justo en su tiempo, denunciaba las injusticias y con sus acciones promovía el reconocimiento de la dignidad de los grupos excluidos de su sociedad judía sometida al imperio romana. Decir “creo en Dios” (sólo Fe) y no realizar acciones concretas socio-políticas que restauren a los marginados no sería verdadero cristianismo. Sería, desde mi punto de vista, un espiritualismo egoísta, quizá una búsqueda personal de paz y justificación por el olvido semiconsciente de los más necesitados. Por eso la misión de la Compañía de Jesús se define como Fe -. Justicia. 


Las acciones políticas no tienen que ver sólo con pertenecer a un partido o un colectivo determinado, ni con ganar un cargo público para imponer nuestro programa social o económico. La política en el sentido amplio de la palabra es toda palabra, acción (y omisión) que tiende a construir una sociedad más humana, en la que la equidad (y no la  acumulación) sea condición del desarrollo; que busca el bienestar de todos los grupos sociales; que denuncia las injusticias y exige transparencia a los gobernantes y también a las asociaciones civiles. 
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Reflexiones sobre el machismo

07.05.07
Por: Eduardo Anaya Sanromán

Joto, maricon, hijo de la chingada... son palabras ofensivas, cuyo origen es la falta de hombría y la poca autoestima de quien las dice.

“Dime de que presumes y te diré de que careces”.

En pleno siglo XXI en nuestro México y en muchos países del mundo, los hombres abusan de las mujeres, las utilizan y las golpean, como si fueran animales. Se trata de un problema cultural muy grave. El machismo no solo afecta psicológicamente a todos los miembros de la familia sino que, manifestado en la violencia doméstica también es causa muerte y suicidio.

El machismo en México tiene su origen en una confusión de identidad, heredada desde tiempos de la conquista. En ese entonces los mestizos, no querían reconocer su lado indígena, pero tampoco aceptaban cabalmente su lado español, su sangre blanca. Los niños mestizos y los criollos eran atendidos por mujeres indígenas y de ellas recibían el cariño, mientras que el soldado español, padre ausente, fue el primer mod…

Frases sueltas sobre Afectividad

Fragmentos de "Somos afectivos"
Autor: Silveira


Ante una elección de estado de vida.

“Las decisiones vocacionales mas fundadas y valederas no son el resultado de la elección fría y racional de un determinado sistema de vida, sino aquéllas que se plasman como concreción viva del amor entusiasta por la persona de Jesucristo”.

Represión.

“La educación infantil en muy buena medida ha sido represiva. Paulatinamente, el niño va aprendiendo a refrenar, él mismo, sus impulsos. Con la represión, el sentimiento se torna inconsciente – como si no existiera – generando un bienestar puramente aparente”.

“…Hasta el más profundo odio debiera ser reconocido en su existencia y el sujeto debería reconocerlo por lo menos en su más honda intimidad: “Siento odio por X, por esto o por aquello”, sin sentirse condenado por experimentar tal sentimiento, lo que evidentemente no quiere decir que se considere apropiada la acción motivada por el odio…


Los sentimientos vienen de la percepción – subjetividad
¡L…

Datos Casa de Ejercicios Espirituales de Puente Grande, Jal.

CASA DE EJERCICIOS ESPIRITUALES IGNACIANOS DE PUENTE GRANDE, JALISCO


INFORMES Y RESERVACIONES

Sr. Eduardo Cervantes Medina

Instituto de Literatura
45420 Puente Grande, Jalisco
Tel. 01 (33) 37 35 - 03 - 13 y 01 (33) 37 35 - 05 -13
Fax 01 (33) 37 35 06 59

Correo Electrónico: mailto:casadeejerciciospuentegrande@gmail.com

Encuentra el calendario anual de Ejercicios Espirituales por ciudad y estado en


www.sjmex.org

AMDG