Ir al contenido principal

Viento en un tercer piso

27 de abril de 2004

El viento esta soplando fuerte. Las dos ventanas del cuarto están abiertas. Una cortina entra con el viento y la otra sale por la ventana con imperiosa fuerza.
Yo estoy en la mesa de la cocina escuchando como canta el viento, como murmura y emite sus razones a cada choque que tiene con la materia.
Por un lado escucho tonos de furia y de venganza, materiales duros y mortales. Y por otro lado escucho tonos amables, alentadores, sonidos que me recuerdan mi infancia en el Rancho “Santa Cruz”. Los sonidos del viento que al paso de los árboles y al choque de algunos orificios de las construcciones produce interesantes notas que hacen feliz al alma por instantes.
Lo que en un momento puede ser fuente de alegría y paz en el viento, en otro puede llegar a desesperar y a causar temores.

Bendito Viento, que no se ve, pero que sopla, que no siempre se escucha y poco se huele.
Pero bendito porque siempre se siente. Yo siempre he creído que el viento sopla a mi alrededor cuando Dios me felicita por algo, cuando me anima y me motiva a seguir con su voluntad mis pasos en esta tierra. Y es que así es el viento, y Dios, son invisibles, pero están allí y aquí.

Es el Espíritu de la materia y entra más allá de donde uno pudiera palpar con las manos. El viento es intranquilo, firme y arriesgado, y corre al paso del terreno que se le presenta.
Si encuentra resistencia no sucumbe sino que se amolda y crea nuevas corrientes para salir del problema. Así es el Espíritu de Dios, siempre el mismo, pero siempre nuevo. Siempre transparente, pero nunca predecible. Siempre fuerte, pero no siempre percibido por nuestra humana piel.

Cada quien es lo que quiere ser para el viento, si lo toca, lo hace consciente. Si lo olvida, toca el viento su cuerpo, aunque no lo sienta, en su inconsciencia. Dios siempre está allí, queriendo entrar.

Para el Espíritu tocar hay que convertirse en cuerpo invisible. Para tener esta cualidad solo hace falta reconocer mi alma y aceptar que Dios-Viento-Espíritu me habita, y me quiere habitar más.
Si no dejo al Espíritu entrar, soy como un muro de piedra con cemento que por lustros no tendrá una imagen distinta a la del día en que fue levantado.

Pero si abro mi corazón al Espíritu soy como un árbol que cada día recibe distintas inspiraciones del viento y que cambia cada célula de s ser a través del movimiento que ejerce sobre si el viento; y que purifica el aire que recibe, convirtiéndolo en oxígeno para los demás.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Reflexiones sobre el machismo

07.05.07
Por: Eduardo Anaya Sanromán

Joto, maricon, hijo de la chingada... son palabras ofensivas, cuyo origen es la falta de hombría y la poca autoestima de quien las dice.

“Dime de que presumes y te diré de que careces”.

En pleno siglo XXI en nuestro México y en muchos países del mundo, los hombres abusan de las mujeres, las utilizan y las golpean, como si fueran animales. Se trata de un problema cultural muy grave. El machismo no solo afecta psicológicamente a todos los miembros de la familia sino que, manifestado en la violencia doméstica también es causa muerte y suicidio.

El machismo en México tiene su origen en una confusión de identidad, heredada desde tiempos de la conquista. En ese entonces los mestizos, no querían reconocer su lado indígena, pero tampoco aceptaban cabalmente su lado español, su sangre blanca. Los niños mestizos y los criollos eran atendidos por mujeres indígenas y de ellas recibían el cariño, mientras que el soldado español, padre ausente, fue el primer mod…

Frases sueltas sobre Afectividad

Fragmentos de "Somos afectivos"
Autor: Silveira


Ante una elección de estado de vida.

“Las decisiones vocacionales mas fundadas y valederas no son el resultado de la elección fría y racional de un determinado sistema de vida, sino aquéllas que se plasman como concreción viva del amor entusiasta por la persona de Jesucristo”.

Represión.

“La educación infantil en muy buena medida ha sido represiva. Paulatinamente, el niño va aprendiendo a refrenar, él mismo, sus impulsos. Con la represión, el sentimiento se torna inconsciente – como si no existiera – generando un bienestar puramente aparente”.

“…Hasta el más profundo odio debiera ser reconocido en su existencia y el sujeto debería reconocerlo por lo menos en su más honda intimidad: “Siento odio por X, por esto o por aquello”, sin sentirse condenado por experimentar tal sentimiento, lo que evidentemente no quiere decir que se considere apropiada la acción motivada por el odio…


Los sentimientos vienen de la percepción – subjetividad
¡L…

Datos Casa de Ejercicios Espirituales de Puente Grande, Jal.

CASA DE EJERCICIOS ESPIRITUALES IGNACIANOS DE PUENTE GRANDE, JALISCO


INFORMES Y RESERVACIONES

Sr. Eduardo Cervantes Medina

Instituto de Literatura
45420 Puente Grande, Jalisco
Tel. 01 (33) 37 35 - 03 - 13 y 01 (33) 37 35 - 05 -13
Fax 01 (33) 37 35 06 59

Correo Electrónico: mailto:casadeejerciciospuentegrande@gmail.com

Encuentra el calendario anual de Ejercicios Espirituales por ciudad y estado en


www.sjmex.org

AMDG