Ir al contenido principal

Memorías de Xalisco, 06 de febrero de 2010

...Ahora mismo juegan basket en la cancha Cesar, Chico y Fernando. Tiran a la canasta bajo un sol de tarde que hace arder la piel… un niño le monta a un perro chato, que intenta morder una pelota, y otros jóvenes conviven y ríen aprovechando esta tarde de sábado tras una semana en la que dos o tres días no vimos el sol por los nublados y las lluvias.

A los niños nuevos que conocí les he propuesto juntarnos a dibujar mañana, a ver que pasa…
Ya hemos cumplido un mes en la galera, trabajando en el corte de caña. Siempre nos han apoyado los demás, enseñándonos a afilar, a cortar, a despuntar a estacar y a acomodar… en la galera las señoras y algunos compañeros nos han obsequiado todo tipo de alimentos: frutas, tortillas, frijoles, jugos, pan, refrescos, duros con chile, frituras, etc… La Providencia del Padre ha estado actuando para favorecernos en todos los sentidos.

Algunos hermanos cortadores me han abierto su corazón y me han contado historias personales de su vida, como Camilo, Javier y Agustin, Juvenal. He sentido tristeza y compasión al conocer tantas historias de dolor.

La presencia de los niños ha sido muy importante, y me ha dejado huella. Reino en ellos y yo siento resistencia e impaciencia ante ellos, que diario nos buscan, y realmente me cuesta atenderlos, escucharlos, jugar, cuando llego cansado del trabajo… Los que más nos buscan son Raymundo, Daniel, Gonzalo, Jesús, Mary Cruz y Leonarda…

Juan y Francisco Cruz Callejas, nuestros confiables compañeros de cuarto han estado muy atentos a nosotros, siempre apoyándonos con acciones y animándonos con palabras. Varias veces nos han ayudado a terminar nuestro corte, o nos han invitado un refresco, y también nos han compartido sus vidas… Francisco, por ejemplo, nos ha contado cosas de su historia personal, y de su familia… de sus aventuras y de sus esfuerzos en diferentes lugares y trabajos en el país y en Estados Unidos. Me parece que es de los más respetables de la cuadrilla. Es serio, austero, discreto, sano y trabajador. Manda dinero a su esposa que esta en Guerrero con sus dos niños y una niña.

Juan, por su parte, esta profundamente enamorado. Apenas en diciembre conoció a Joaquina y ya se quiere juntar-casar. Ella tiene 16 años y el 20. Nos invito como testigos a “pedir permiso para platicar” (rito previo a pedir la mano) a la casa de sus suegros, junto con su hermano Delfino y Fidel que llevo la voz cantante en la gestión de manita sudada. Los hermanos de Juan no están muy de acuerdo con que el se quiera comprometer tan pronto y nosotros le hemos hecho ver en varias ocasiones que el amor no es solo un sentimiento y que conviene que se conozcan bien antes de unirse en matrimonio.

Las hermanas auxiliadoras han hecho honor a su nombre desde que llegamos, proporcionándonos además de sus oraciones y cariño, diversos artículos para el buen vivir, desde utensilios de cocina, pasando por colchonetas y cobijas, hasta panes, tortillas, frutas y un largo etc. Realmente han sido nuestros ángeles junto con Doña Maria Luisa Valle, que también tiene un lugar central, porque fue la persona que nos llevo a presentar con el cabo y que nos dio cubeta, trapeador, jabones y otras cosas cuando recién llegamos.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Reflexiones sobre el machismo

07.05.07
Por: Eduardo Anaya Sanromán

Joto, maricon, hijo de la chingada... son palabras ofensivas, cuyo origen es la falta de hombría y la poca autoestima de quien las dice.

“Dime de que presumes y te diré de que careces”.

En pleno siglo XXI en nuestro México y en muchos países del mundo, los hombres abusan de las mujeres, las utilizan y las golpean, como si fueran animales. Se trata de un problema cultural muy grave. El machismo no solo afecta psicológicamente a todos los miembros de la familia sino que, manifestado en la violencia doméstica también es causa muerte y suicidio.

El machismo en México tiene su origen en una confusión de identidad, heredada desde tiempos de la conquista. En ese entonces los mestizos, no querían reconocer su lado indígena, pero tampoco aceptaban cabalmente su lado español, su sangre blanca. Los niños mestizos y los criollos eran atendidos por mujeres indígenas y de ellas recibían el cariño, mientras que el soldado español, padre ausente, fue el primer mod…

Frases sueltas sobre Afectividad

Fragmentos de "Somos afectivos"
Autor: Silveira


Ante una elección de estado de vida.

“Las decisiones vocacionales mas fundadas y valederas no son el resultado de la elección fría y racional de un determinado sistema de vida, sino aquéllas que se plasman como concreción viva del amor entusiasta por la persona de Jesucristo”.

Represión.

“La educación infantil en muy buena medida ha sido represiva. Paulatinamente, el niño va aprendiendo a refrenar, él mismo, sus impulsos. Con la represión, el sentimiento se torna inconsciente – como si no existiera – generando un bienestar puramente aparente”.

“…Hasta el más profundo odio debiera ser reconocido en su existencia y el sujeto debería reconocerlo por lo menos en su más honda intimidad: “Siento odio por X, por esto o por aquello”, sin sentirse condenado por experimentar tal sentimiento, lo que evidentemente no quiere decir que se considere apropiada la acción motivada por el odio…


Los sentimientos vienen de la percepción – subjetividad
¡L…

Principio y fundamento Pedro Arrupe

Me dio muchísimo gusto saber noticias tuyas y de tu familia y poderte dedicar estas letras. Te dejo con un texto del Padre Pedro Arrupe, que fue General de la Compañía de Jesús:

“No hay nada más práctico que encontrar a Dios.
Es decir, enamorarse rotundamente y sin ver atrás.
Aquello de lo que te enamores, lo que arrebate tu imaginación, afectará todo.
Determinará lo que te haga levantar por la mañana,
lo que harás con tus atardeceres, cómo pases tus fines de semana,
lo que leas, a quien conozcas, lo que te rompa el corazón,
y lo que te llene de asombro con alegría y agradecimiento.
Enamórate, permanece enamorado,
Y esto lo decidirá todo”

Pedro Arrupe.

Te quiero mucho,
tu hermano en Jesucristo N.S. Lalo