Ir al contenido principal

Reflexiones sobre el machismo

07.05.07
Por: Eduardo Anaya Sanromán

Joto, maricon, hijo de la chingada... son palabras ofensivas, cuyo origen es la falta de hombría y la poca autoestima de quien las dice.

“Dime de que presumes y te diré de que careces”.

En pleno siglo XXI en nuestro México y en muchos países del mundo, los hombres abusan de las mujeres, las utilizan y las golpean, como si fueran animales. Se trata de un problema cultural muy grave. El machismo no solo afecta psicológicamente a todos los miembros de la familia sino que, manifestado en la violencia doméstica también es causa muerte y suicidio.

El machismo en México tiene su origen en una confusión de identidad, heredada desde tiempos de la conquista. En ese entonces los mestizos, no querían reconocer su lado indígena, pero tampoco aceptaban cabalmente su lado español, su sangre blanca. Los niños mestizos y los criollos eran atendidos por mujeres indígenas y de ellas recibían el cariño, mientras que el soldado español, padre ausente, fue el primer modelo del machismo, el referente odiado y amado de las primeras generaciones de la colonia, que ha llegado hasta nuestros días.

Aquí un fragmento del libro “El mexicano, psicología de sus motivaciones” del escritor Santiago Ramírez, que detalla la esencia de la inseguridad, propia del machismo:

“Ocasionalmente, tanto el mestizo como el criollo se transculturan y en su posición recién adquirida actúan de acuerdo a las imágenes internas. Ven en el sometido toda la agresión que ellos mismos tuvieron cuando eran sometidos; saben captar todo el dolor y la rabia del humillado, percibiéndolos aún antes de que se expresen; en estas circunstancias atacan y son violentos, cuando caciques su crueldad es mayor que la del que siempre lo fue, justamente porque atacan en el siervo, al humillado que hay dentro de ellos mismos y que ahora tratan de reprimir proyectándolo en el otro”

No hay ningún merito en el macho. El macho en el fondo tiene miedo, es inseguro, y como no tiene carácter, quiere dominar a su mujer, a sus hijos.

Cuando un hombre golpea a su mujer, lástima profundamente dos corazones, el de la mujer y el propio. Hace gran daño psicológico a la mujer y se destruye a sí mismo por agredir a aquella que es carne de su carne.

Dominar y someter a una mujer no significa ser más hombre, al contrario, tratar con desprecio y golpear a una mujer sólo muestra cobardía e inmadurez.

Que importante es que en la familia el niño tenga disciplina, que se le pongan límites. Que la madre no lo consienta. Porque muchas veces, inconscientemente son las mismas mujeres las que forman hijos machistas. Romper con la tradición machista es tarea de todos. Padre y madre deben ponerse de acuerdo para educar a sus hijos, y antes que nada deben vivir en diálogo constante. El hombre debe dar ejemplo y nunca levantarle la voz a su esposa, mucho menos agredirla físicamente. Los niños observan todo.

Sólo en el fortalecimiento de la familia y en la vivencia del respeto por el otro se encontrará la solución al machismo. Todos los ciudadanos y el estado debemos velar porque en las familias se viva un ambiente de paz y diálogo.

Reflexiones.

¿Conoces a alguna persona machista?
¿Por qué crees que se comporta de esa manera con su pareja?
¿Identificas ingredientes de machismo en la educación que recibiste?
¿Conoces algún caso de violencia doméstica?
¿Denunciarías a las autoridades un caso de violencia doméstica que conocieras en tu colonia? ¿Por qué si o porque no?
¿Crees que las mujeres deben vivir libres de cualquier forma de escavitud?
¿ Te has preguntado si tienes actitudes machistas?
¿Qué has hecho al respecto? Y si no has hecho nada ¿Qué harás de hoy en adelante?
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Frases sueltas sobre Afectividad

Fragmentos de "Somos afectivos"
Autor: Silveira


Ante una elección de estado de vida.

“Las decisiones vocacionales mas fundadas y valederas no son el resultado de la elección fría y racional de un determinado sistema de vida, sino aquéllas que se plasman como concreción viva del amor entusiasta por la persona de Jesucristo”.

Represión.

“La educación infantil en muy buena medida ha sido represiva. Paulatinamente, el niño va aprendiendo a refrenar, él mismo, sus impulsos. Con la represión, el sentimiento se torna inconsciente – como si no existiera – generando un bienestar puramente aparente”.

“…Hasta el más profundo odio debiera ser reconocido en su existencia y el sujeto debería reconocerlo por lo menos en su más honda intimidad: “Siento odio por X, por esto o por aquello”, sin sentirse condenado por experimentar tal sentimiento, lo que evidentemente no quiere decir que se considere apropiada la acción motivada por el odio…


Los sentimientos vienen de la percepción – subjetividad
¡L…

Principio y fundamento Pedro Arrupe

Me dio muchísimo gusto saber noticias tuyas y de tu familia y poderte dedicar estas letras. Te dejo con un texto del Padre Pedro Arrupe, que fue General de la Compañía de Jesús:

“No hay nada más práctico que encontrar a Dios.
Es decir, enamorarse rotundamente y sin ver atrás.
Aquello de lo que te enamores, lo que arrebate tu imaginación, afectará todo.
Determinará lo que te haga levantar por la mañana,
lo que harás con tus atardeceres, cómo pases tus fines de semana,
lo que leas, a quien conozcas, lo que te rompa el corazón,
y lo que te llene de asombro con alegría y agradecimiento.
Enamórate, permanece enamorado,
Y esto lo decidirá todo”

Pedro Arrupe.

Te quiero mucho,
tu hermano en Jesucristo N.S. Lalo