Ir al contenido principal

El sexo en el tejado

La sabiduría popular ha inventado la frase “empezar la casa por el tejado”. Es una imagen vistosa de lo que no hay que hacer. Si se quiere construir una casa, hay que empezar por los cimientos. La imagen está pensada para aplicarla a todo. También al sexo. Gran parte del debate político actual se centra en esto: ¿dónde está el cimiento y dónde está el tejado en las cuestiones sexuales? Es el asunto que más duramente enfrenta hoy a los que se llaman a sí mismos progresistas con la tradición cristiana. Su progreso consiste en que quieren construir la casa empezando por el tejado.

Por Juan Luis Lorda / La Gaceta

Para la tradición cristiana, toda la cuestión sexual se apoya en tres cimientos. El primero y más evidente es que el sexo es una función biológica que se ordena ecológicamente a la transmisión de la vida. Compartimos con el resto de los mamíferos la reproducción.

El segundo cimiento es que el fruto de la relación sexual no es sólo un animal, sino una persona. Esto da a la relación sexual una dignidad casi sagrada. El cristianismo tiene una altísima consideración de lo que es una persona. Le parece un milagro que de la unión de dos personas pueda surgir una nueva (o más). Esto da al trato sexual su orden moral: hay que ponerlo dentro del misterio de la vida y no se puede sacar fuera.

Pero hay un tercer cimiento y es que el trato sexual se da entre personas y está relacionado con lo que es el amor entre personas, con la aspiración que tiene toda persona de amar y ser amada, y con la aspiración de todo verdadero amor a ser perpetuo y exclusivo. Porque no hay verdadero amor hasta que no aparece el “para siempre”. El cristianismo considera que la vida sexual sirve para expresar esta entrega de amor. Y cree que no debe haber trato sexual si no se da esa voluntad de entrega y ese pacto para siempre. Naturalmente el trato sexual puede expresar cosas mucho más vulgares.

La moral cristiana construye a partir de estos cimientos: considera que la vida sexual debe desarrollarse siempre dentro de un pacto de amor perpetuo y abierta a la vida. Y que todos los demás usos del sexo destruyen y no construyen.

La experiencia demuestra dos cosas. La primera, que es difícil poner estos tres cimientos en orden. La segunda es que si se consigue ponerlos en orden se construye una casa sólida. Sólo el que tiene experiencia de lo que es un hogar donde los padres se quieren bien, mantienen su compromiso y aman a sus hijos, sabe lo bueno que es esto.
El tejado que es el uso

En cambio, el progresismo libertario quiere construir la casa empezando por el tejado; es decir, por el uso del sexo. Considera que lo más importante en esta materia es la libertad sexual. Que el mayor bien es que cada uno use del sexo según le parezca. Y quiere que se les explique a los chicos antes de los 12 años, para que lo disfruten en cuanto puedan. Y a eso, a construirla casa por el tejado, le llaman educación sexual.

Mientras la mentalidad cristiana quiere construir una ciudad llena de hogares y de familias. La mentalidad libertaria tiende a construir una ciudad que se llena de clubs de alterne, donde cada uno puede disfrutar de su sexo según su capricho.

Todo es cuestión de por dónde se empieza. Si lo primero es el derecho personal al disfrute del sexo o lo primero es el valor de la vida, del amor conyugal y de la familia. Hay gente que se deja comer tanto el coco que ha llegado a creer que esto es una cuestión puramente confesional. Pero no es una cuestión puramente confesional, es la base de la civilización humana.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Reflexiones sobre el machismo

07.05.07
Por: Eduardo Anaya Sanromán

Joto, maricon, hijo de la chingada... son palabras ofensivas, cuyo origen es la falta de hombría y la poca autoestima de quien las dice.

“Dime de que presumes y te diré de que careces”.

En pleno siglo XXI en nuestro México y en muchos países del mundo, los hombres abusan de las mujeres, las utilizan y las golpean, como si fueran animales. Se trata de un problema cultural muy grave. El machismo no solo afecta psicológicamente a todos los miembros de la familia sino que, manifestado en la violencia doméstica también es causa muerte y suicidio.

El machismo en México tiene su origen en una confusión de identidad, heredada desde tiempos de la conquista. En ese entonces los mestizos, no querían reconocer su lado indígena, pero tampoco aceptaban cabalmente su lado español, su sangre blanca. Los niños mestizos y los criollos eran atendidos por mujeres indígenas y de ellas recibían el cariño, mientras que el soldado español, padre ausente, fue el primer mod…

Frases sueltas sobre Afectividad

Fragmentos de "Somos afectivos"
Autor: Silveira


Ante una elección de estado de vida.

“Las decisiones vocacionales mas fundadas y valederas no son el resultado de la elección fría y racional de un determinado sistema de vida, sino aquéllas que se plasman como concreción viva del amor entusiasta por la persona de Jesucristo”.

Represión.

“La educación infantil en muy buena medida ha sido represiva. Paulatinamente, el niño va aprendiendo a refrenar, él mismo, sus impulsos. Con la represión, el sentimiento se torna inconsciente – como si no existiera – generando un bienestar puramente aparente”.

“…Hasta el más profundo odio debiera ser reconocido en su existencia y el sujeto debería reconocerlo por lo menos en su más honda intimidad: “Siento odio por X, por esto o por aquello”, sin sentirse condenado por experimentar tal sentimiento, lo que evidentemente no quiere decir que se considere apropiada la acción motivada por el odio…


Los sentimientos vienen de la percepción – subjetividad
¡L…

Principio y fundamento Pedro Arrupe

Me dio muchísimo gusto saber noticias tuyas y de tu familia y poderte dedicar estas letras. Te dejo con un texto del Padre Pedro Arrupe, que fue General de la Compañía de Jesús:

“No hay nada más práctico que encontrar a Dios.
Es decir, enamorarse rotundamente y sin ver atrás.
Aquello de lo que te enamores, lo que arrebate tu imaginación, afectará todo.
Determinará lo que te haga levantar por la mañana,
lo que harás con tus atardeceres, cómo pases tus fines de semana,
lo que leas, a quien conozcas, lo que te rompa el corazón,
y lo que te llene de asombro con alegría y agradecimiento.
Enamórate, permanece enamorado,
Y esto lo decidirá todo”

Pedro Arrupe.

Te quiero mucho,
tu hermano en Jesucristo N.S. Lalo