Ir al contenido principal

El verdadero sentido de la Tolerancia

Por: Edmundo Becerril Alba.

Creo que estaremos todos de acuerdo en que la tolerancia como tal es un valor, o sea es una virtud, luego entonces la persona que busca ser tolerante o que admira la tolerancia es una persona que apunta hacia la virtud, es decir busca ser virtuoso.

En este sentido para poder hablar o definir que es la tolerancia, tendríamos que analizar lo que en sí significa la Virtud, ¿Qué es la virtud? Ante esta pregunta todos aparentemente tendremos alguna respuesta o noción, “La Virtud” es lo aceptable, lo correcto, lo que es en sí bueno, como vemos es un concepto difícil de descifrar. En este sentido es preciso dilucidar para tener una idea más completa que la Virtud como tal posee un valor espiritual y tiene mérito, entendido éste como un esfuerzo positivo del hombre, y lo contrario al mérito es la culpa, luego entonces llegaremos a la conclusión de que donde hay culpa no puede haber virtud.

La tolerancia esta inmersa en el conocimiento, porque la tolerancia no pertenece al ignorante, sino al sabio, ¿Pero que es lo que sabe el tolerante? Pues esta claro que conoce lo que es debido y es indebido, lo que es correcto y lo que es incorrecto y en sentido último lo que es bueno y lo que es malo, ya que si el tolerante no supiera donde esta lo bueno o lo malo, lo correcto o lo incorrecto, lo digno o lo servil, no sería tal, sino a lo sumo un ser ignorante que ostenta ser tolerante.

De ésta suerte tenemos que a la “Tolerancia” le precede el conocimiento pero ¿Qué clase de conocimiento? ¿Un conocimiento certero o un conocimiento ambiguo?, ¿un conocimiento claro, lúcido y nítido o un conocimiento a medias?

Ahora bien preguntémonos si el conocimiento que tiene el Tolerante, es un conocimiento Verdadero, si es un conocimiento de naturaleza perpetua o fija o no lo es, de ésta forma veremos que la Tolerancia y el conocimiento Verdadero no pueden estar separados, ya que por fuerza lógica un ignorante no puede ser tolerante, y el tolerante necesita del conocimiento verdadero. A éste punto surgiría otra cuestión ¿Qué es el conocimiento verdadero? ¿Qué cosa es la verdad?

De esta forma tenemos que no puede existir Tolerancia sin Verdad, por lo tanto aquella persona que niega que exista la verdad o que la verdad no puede ser conocida o poseída, no tiene autoridad moral ni lógica para alabar a alguien como “Tolerante” ó criticar de “Intolerante” ya que la tolerancia y el Conocimiento verdadero son inseparables como lo es la conformación del AGUA con dos moléculas de hidrógeno y una de oxígeno.

De igual forma una persona intolerante, es precisamente aquella que conoce o intuye el bien o el conocimiento verdadero pero no lo acepta, de ésta forma tenemos el extremo opuesto, ya que si la Tolerancia es una Virtud, y como tal implica mérito, la Intolerancia es un defecto que implica Culpa, es precisamente porque el intolerante se negó a conocer, escuchar o acatar el “Conocimiento Verdadero” luego entonces tenemos que el intolerante también tiene un conocimiento verdadero pero no lo acepta como tal.

Si el tolerante tiene mérito y el intolerante tiene culpa, es porque ambos participaron de un conocimiento verdadero en algún grado. Es así que tenemos que el ignorante o la persona que quiere permanecer en la ignorancia no tendría ni mérito ni culpa porque todo lo ignora... hasta que es ignorante.

La Tolerancia, es una virtud y esta íntimamente relacionada con la Verdad, ya que sin verdad no puede existir la tolerancia, es decir, hablar de la tolerancia es hablar de su presupuesto básico el cual es “la verdad” ya que éste será el parámetro para dilucidar qué es lo correcto o lo incorrecto, lo debido o lo indebido.

La Verdad, subsiste por sí misma, y no esta sujeta a la democracia, la verdad precede al intelecto porque la libertad del intelecto no es quien crea a la verdad, ya que es sabido que una cosa es decir la verdad y otra cosa distinta es creer lo que se dice.

Ahora bien, quien se atreva a afirmar que la verdad no puede ser conocida, cae por sí mismo en una contradicción, porque si es verdad que la verdad no puede ser conocida y ésta afirmación es verdadera, luego entonces tenemos que es verdad y que ese enunciado sería verdadero, y al menos tendríamos una verdad conocida, destruyendo éste razonamiento a su mismo planteamiento.

En este orden de ideas tenemos que quien niega aceptar la verdad, o que exista la Verdad o que ésta no puede ser conocida o poseída, no puede jactarse de conocer qué cosa es la Tolerancia, ni jactarse de ser Tolerante o acusar a alguien de intolerante, ya que si lo hace sería un mentiroso intolerante o bien en el mejor de los casos un ignorante, ya que en todo caso el intolerante es precisamente aquel que niega que la verdad sea conocida o aquel que no soporta a la Verdad.

La tolerancia soporta a la intolerancia, a la ignorancia y a cualquier género de mal, esta relacionada con la virtud de la prudencia y la paciencia ya que simula no dar por entendido algo con el único objeto de no causar un mal mayor y procurar un bien mayor.

La intolerancia ataca y es intolerante con el tolerante.

La tolerancia es Virtud, una persona tolerante es una persona comprensiva, compasiva, prudente, paciente, honesta, en una palabra es una persona virtuosa.

Pero surge la pregunta ¿Cómo ejercer la virtud de la tolerancia?
Creo que primeramente debemos ser tolerantes con nosotros mismos, ya que nadie da lo que no tiene, sí, ser tolerantes con nosotros mismos es valorar seriamente nuestras virtudes y nuestros defectos, pero no con la intención de enfrascarnos en un conformismo estéril sino con miras a mejorar. Ya que la tolerancia no es una simulación de una no apreciación de los defectos propios (como se dice vulgarmente la tolerancia no es solapadera), sino en sí afrontar esos defectos con entereza con miras a la superación personal, es decir, procurar un bien mayor.

Ahora bien para ser tolerantes con los demás, primero se necesita haber sido tolerantes con nosotros mismos, porque tal vez nos encontremos con la sorpresa de que tengamos nosotros más defectos que el supuesto tolerado, es decir la tolerancia es prudencia y honestidad. La tolerancia es una virtud porque implica un esfuerzo sobrehumano de prudencia.

Y por último ¿Cuándo termina la tolerancia? porque tampoco sería aceptable que por el prurito de ser “tolerantes” jamás actuemos o nos preocupemos por el bien de nuestro tolerado, y lo dejemos solo en su desventura y desgracia. No, la tolerancia no es indiferencia, la tolerancia es Compasión, en cierto sentido es Ayuda, y en última y definitiva instancia es amor.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Reflexiones sobre el machismo

07.05.07
Por: Eduardo Anaya Sanromán

Joto, maricon, hijo de la chingada... son palabras ofensivas, cuyo origen es la falta de hombría y la poca autoestima de quien las dice.

“Dime de que presumes y te diré de que careces”.

En pleno siglo XXI en nuestro México y en muchos países del mundo, los hombres abusan de las mujeres, las utilizan y las golpean, como si fueran animales. Se trata de un problema cultural muy grave. El machismo no solo afecta psicológicamente a todos los miembros de la familia sino que, manifestado en la violencia doméstica también es causa muerte y suicidio.

El machismo en México tiene su origen en una confusión de identidad, heredada desde tiempos de la conquista. En ese entonces los mestizos, no querían reconocer su lado indígena, pero tampoco aceptaban cabalmente su lado español, su sangre blanca. Los niños mestizos y los criollos eran atendidos por mujeres indígenas y de ellas recibían el cariño, mientras que el soldado español, padre ausente, fue el primer mod…

Frases sueltas sobre Afectividad

Fragmentos de "Somos afectivos"
Autor: Silveira


Ante una elección de estado de vida.

“Las decisiones vocacionales mas fundadas y valederas no son el resultado de la elección fría y racional de un determinado sistema de vida, sino aquéllas que se plasman como concreción viva del amor entusiasta por la persona de Jesucristo”.

Represión.

“La educación infantil en muy buena medida ha sido represiva. Paulatinamente, el niño va aprendiendo a refrenar, él mismo, sus impulsos. Con la represión, el sentimiento se torna inconsciente – como si no existiera – generando un bienestar puramente aparente”.

“…Hasta el más profundo odio debiera ser reconocido en su existencia y el sujeto debería reconocerlo por lo menos en su más honda intimidad: “Siento odio por X, por esto o por aquello”, sin sentirse condenado por experimentar tal sentimiento, lo que evidentemente no quiere decir que se considere apropiada la acción motivada por el odio…


Los sentimientos vienen de la percepción – subjetividad
¡L…

Principio y fundamento Pedro Arrupe

Me dio muchísimo gusto saber noticias tuyas y de tu familia y poderte dedicar estas letras. Te dejo con un texto del Padre Pedro Arrupe, que fue General de la Compañía de Jesús:

“No hay nada más práctico que encontrar a Dios.
Es decir, enamorarse rotundamente y sin ver atrás.
Aquello de lo que te enamores, lo que arrebate tu imaginación, afectará todo.
Determinará lo que te haga levantar por la mañana,
lo que harás con tus atardeceres, cómo pases tus fines de semana,
lo que leas, a quien conozcas, lo que te rompa el corazón,
y lo que te llene de asombro con alegría y agradecimiento.
Enamórate, permanece enamorado,
Y esto lo decidirá todo”

Pedro Arrupe.

Te quiero mucho,
tu hermano en Jesucristo N.S. Lalo