Ir al contenido principal

Penitencia

Fuente: Koinonia.
Semanario y revista digital de la Arquidiocesis de Puebla.

La Iglesia es una sociedad viva que atraviesa los siglos. Su memoria no está sólo constituida por la tradición que se remonta a los Apóstoles, normativa para su fe y para su vida, es también rica por la variedad de experiencias históricas, positivas y negativas, que ella ha vivido. El pasado de la Iglesia estructura en amplia medida su presente. La tradición doctrinal, litúrgica, canónica y ascética nutre la vida misma de la comunidad creyente. A través del peregrinaje terreno, sin embargo, el grano bueno permanece siempre mezclado con la cizaña de manera complicada, la santidad se establece al lado de la infidelidad y del pecado. Y así es como los escándalos pueden obstaculizar el testimonio de la Iglesia de hoy, sin embargo, el reconocimiento de las culpas cometidas por los hijos de la Iglesia puede favorecer la renovación y la reconciliación en el presente.

Desde que Cristo resucitó, el demonio dirige sus asechanzas contra la Iglesia, que es su Cuerpo Místico. Se trata de una guerra sin cuartel que la ataca desde dentro y desde fuera.

Desde dentro, el demonio siembra el error en las mentes de los cristianos con doctrinas que deslumbran a la inteligencia humana y pretenden someter lo divino a lo humano, e impide ver su radical falsedad. Esto explica la difusión de doctrinas erróneas en el seno de la Iglesia, que en nuestra época se hace más activa por contar con poderosos aliados y eficaces medios de difusión de ideas.

Desde fuera de la Iglesia, se obstaculiza en el mundo el cumplimiento de su misión sobrenatural y salvadora, fomentando la difusión de un concepto materialista, e incluso ateo, de la vida, que rechaza todo planteamiento cristiano. Diversas persecuciones más o menos solapadas, pero siempre eficaces, continúa sufriendo la Iglesia en muchos países. Otras veces, el “neopaganismo” lleva en su entraña una oposición frontal a la visión trascendente y sobrenatural del hombre y del mundo, tal como enseña la doctrina católica. Éste intenta recluir la fe al ámbito de la conciencia para construir una sociedad sin Dios, como si fuese posible al cristianismo poner entre paréntesis su fe al actuar en el ámbito profesional o social.

¿Qué otro sentido global podríamos dar, si no, a los atentados contra el Romano Pontífice, a la perversión del mensaje cristiano y de los Sacramentos con teorías provocadoras, a los instintos de profanación del sacerdocio y de la vida religiosa?

¿Qué sentido tiene presentar como progreso el asesinato clínico de millones de criaturas inocentes mediante el aborto, o presionar sobre los matrimonios para que dejen de concebir hijos, o también la destrucción de la juventud mediante la droga, la promiscuidad y el libertinaje sexual y la descapitalización de los más nobles ideales?

No faltan fieles desconcertados, en cuanto que su fe parece quedar alterada. Algunos de ellos se preguntan cómo transmitir el amor a la Iglesia a las jóvenes generaciones, si esta misma Iglesia está imputada por crímenes y por culpas. La Iglesia, aun siendo santa por su incorporación a Cristo, no se cansa de hacer penitencia, ella reconoce siempre como suyos, delante de Dios y delante de los hombres, a los hijos pecadores, y los anima a la reconciliación, labor que necesitamos con urgencia en el mundo. Esta clase de demonios sólo se alejan con ayuno y penitencia.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Reflexiones sobre el machismo

07.05.07
Por: Eduardo Anaya Sanromán

Joto, maricon, hijo de la chingada... son palabras ofensivas, cuyo origen es la falta de hombría y la poca autoestima de quien las dice.

“Dime de que presumes y te diré de que careces”.

En pleno siglo XXI en nuestro México y en muchos países del mundo, los hombres abusan de las mujeres, las utilizan y las golpean, como si fueran animales. Se trata de un problema cultural muy grave. El machismo no solo afecta psicológicamente a todos los miembros de la familia sino que, manifestado en la violencia doméstica también es causa muerte y suicidio.

El machismo en México tiene su origen en una confusión de identidad, heredada desde tiempos de la conquista. En ese entonces los mestizos, no querían reconocer su lado indígena, pero tampoco aceptaban cabalmente su lado español, su sangre blanca. Los niños mestizos y los criollos eran atendidos por mujeres indígenas y de ellas recibían el cariño, mientras que el soldado español, padre ausente, fue el primer mod…

Frases sueltas sobre Afectividad

Fragmentos de "Somos afectivos"
Autor: Silveira


Ante una elección de estado de vida.

“Las decisiones vocacionales mas fundadas y valederas no son el resultado de la elección fría y racional de un determinado sistema de vida, sino aquéllas que se plasman como concreción viva del amor entusiasta por la persona de Jesucristo”.

Represión.

“La educación infantil en muy buena medida ha sido represiva. Paulatinamente, el niño va aprendiendo a refrenar, él mismo, sus impulsos. Con la represión, el sentimiento se torna inconsciente – como si no existiera – generando un bienestar puramente aparente”.

“…Hasta el más profundo odio debiera ser reconocido en su existencia y el sujeto debería reconocerlo por lo menos en su más honda intimidad: “Siento odio por X, por esto o por aquello”, sin sentirse condenado por experimentar tal sentimiento, lo que evidentemente no quiere decir que se considere apropiada la acción motivada por el odio…


Los sentimientos vienen de la percepción – subjetividad
¡L…

Datos Casa de Ejercicios Espirituales de Puente Grande, Jal.

CASA DE EJERCICIOS ESPIRITUALES IGNACIANOS DE PUENTE GRANDE, JALISCO


INFORMES Y RESERVACIONES

Sr. Eduardo Cervantes Medina

Instituto de Literatura
45420 Puente Grande, Jalisco
Tel. 01 (33) 37 35 - 03 - 13 y 01 (33) 37 35 - 05 -13
Fax 01 (33) 37 35 06 59

Correo Electrónico: mailto:casadeejerciciospuentegrande@gmail.com

Encuentra el calendario anual de Ejercicios Espirituales por ciudad y estado en


www.sjmex.org

AMDG